Luz ámbar al ajo

J. López / Cuenca
-

La pujante comercialización del producto cultivado y manufacturado en Las Pedroñeras podría verse condicionada por el Brexit

Sacas de ajo morado, convenientemente secados y embalados, para su comercialización - Foto: Reyes Martínez

Pegados al receptor de radio, al televisor, y preocupados por las últimas noticias que acontecen diariamente sobre la posible salida del Reino Unido de la  Unión Europea. Así están la mayoría de empresas productoras de ajo y sus derivados de Las Pedroñeras, en la provincia de Cuenca que se juegan buena parte de sus mercancías si finalmente se ponen muros y trabas a las exportaciones hacía el país británico.
La localidad conquense, referente en las ventas de ajo en sus variedades morada, spring o blanco en Europa, puede ver reducido el flujo comercial si aumentan los aranceles e impuestos para la entrada de este producto. Toda esta circunstancia se da en un momento álgido en la venta de ajo conquense y cuando más aprieta el gigante mundial de exportación de este alimento. China podría verse beneficiada si su producto tiene mayores beneficios fiscales que el español.   
Luis José García es el gerente de Regar Agrícola, una de las principales empresas exportadoras de ajo de Las Pedroñeras al Reino Unido, hasta el punto de que prácticamente el 30 por ciento de la comercialización tiene como destino el mercado inglés.

El empresario Luis José García y el cocinero César García, comprueban las propiedades y cualidades gastronómicas del ajo negro.
El empresario Luis José García y el cocinero César García, comprueban las propiedades y cualidades gastronómicas del ajo negro. - Foto: Reyes Martí­nez
Gran consumidor. El gerente de la firma comercial recuerda que como principal país productor «abastecemos a toda la comunidad europea», pero, añade, Gran Bretaña «es un gran consumidor de ajo nacional que siempre ha buscado nuestra calidad».
No cabe duda de que la coyuntura obliga a los productores a «estar pendientes y preocupados por la situación política y económica. Cerrar fronteras no es bueno. Hasta que no se sepa qué va a pasar no nos podemos anticipar, aunque», opina, «los políticos tiene que efectuar una buena negociación para no perjudicar al sector y se encarezca el producto. Eso provocaría que se gravaran nuestros productos y compraran en otros países que no tienen tantos aranceles».
García cuenta que varias empresas distribuidoras se encargan de poner a la venta el producto manufacturado en la industria pedroñera, pero no sólo se trata de ajo en sus variedades frescas, sino que también hay que añadir los derivados de ajo negro –bajo la marca Mouse Hill–, que cada vez tiene mayor aceptación en el mercado británico. Y es que el ajo «es un alimento muy sano, medicinal y nutricional, que creemos que debería estar más valorado», declara el responsable, quien subraya las propiedades y beneficios para la salud que posee la variedad negra del producto.
La compañía Mouse Hill envasa y comercializa ajo negro en los países del Reino Unido.
La compañía Mouse Hill envasa y comercializa ajo negro en los países del Reino Unido. - Foto: Reyes Martínez
Dientes de ajo negro, miel, caramelos, cápsulas de extracto, pasta de ajo, entre otros alimentos, se conocen ya en las cocinas de medio mundo y, en el Reino Unido, «empiezan ahora a darle valor».
En este punto, el responsable señala el problema derivado con los productos procesados gourmet que se fabrican en China y a los que no se le añaden aranceles en las aduanas europeas. No obstante, es más evidente que la calidad del alimento español «es muy superior» a la del país asiático.

La alta cocina y gastronomía inglesa prefiere el ajo español
El ajo de España crece exponencialmente en el mercado gastronómico y en la alta cocina de Gran Bretaña. Tanto es así que es habitual que los mejores restaurantes usen el producto de Las Pedroñeras en sus elaboraciones. Es el caso de César García, jefe de cocina de uno de los establecimientos de la familia de restaurantes Ibérica –creada por el chef Nacho Manzano– en Londres.
García cuenta que el Brexit «ha cambiado el juego desde el referéndum. La libra cayó y para las empresas que importan hay un margen que se ha ido disipando» y cree que hay incertidumbre con «los productos no perecederos y perecederos en aduanas. El perecedero tendrá más cordones que pasar». Además, recuerda que en la capital inglesa un 70 por ciento de la población «votó quedarse, pero en otras zonas el que compra al exterior está más preocupado».
El chef asegura que, históricamente, «España siempre ha sido un caramelo para Gran Bretaña. Si vienen al final del verano 16 millones de personas de vacaciones será por algo. Saben que el mejor producto lo van a coger de aquí o de Italia. Los cítricos o el ajo».
Sobre el negro, afirma que «cada vez se ve más. Hoy está presente en restaurantes, en salsas y cremas». En su caso, dice que los cocineros de la cadena de restaurantes «usan siempre ajo español, pero también queremos demostrar el potencial del morado».