Los afectados por intoxicaciones alimentarias suman ya más de 60

TERESA ROLDÁN
-

En dos brotes la causa fue un grupo de bacterias que originan la salmonela, otros dos fueron debidos al virus que provoca la gastroenteritis y otro más por el llamado 'bacillus cereus'

Imagen de archivo de dos vendedoras de un puesto de pescado y marisco de un mercado. - Foto: Alberto Rodrigo

Con el verano y las altas temperaturas las intoxicaciones alimentarias se convierten en uno de los principales problemas de salud de la población, siendo la salmonelosis la infección más frecuente.
 Precisamente son los niños, las personas mayores, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades crónicas o graves, cuyos sistemas inmunológicos están ya de por sí más debilitados, los más vulnerables a contraer estas patologías en la época estival.
En lo que llevamos de año, según datos facilitados por los servicios periféricos de Sanidad y Asuntos Sociales, se han declarado cinco brotes de toxiinfección alimentaria, de los cuales tres se han producido en el sector de la restauración, mientras que otros dos han sucedido en el ámbito familiar. Las causas de todos ellos son variadas, aunque en la mayor parte de los casos fueron debidas a  un cocinado insuficiente o una refrigeración inadecuada de los alimentos.
Eso sí, en todos los casos el número de afectados en estos brotes ha sido importante, porque la cifra total se eleva a 62 personas. En uno de los brotes ocurrido en el ámbito de la restauración fueron 32 las personas afectadas, mientras que en los otros dos del mismo sector sólo cinco y tres, respectivamente; en cambio en los dos ocurridos en el ámbito familiar, la cifra de intoxicados se elevó a 10 y 12, respectivamente.
Del total de brotes registrados hasta fecha los expertos de Salud Pública han podido determinar que en dos de ellos la causa ha sido un grupo de bacterias que originan la samonela, en otros dos se ha debido al virus causante de la gastroenteritis, y en otro el origen del brote fue una bacteria llamada bacillus cereus.
Precisamente en los meses de verano las intoxicaciones alimentarias, bien debidas a salmonela o gastroenteritis suelen constituir la segunda o tercera causa de consulta más frecuente en los centros de salud y hospitales.
Por ello, la autoridades sanitarias recomiendan extremar las precauciones y antes de manipular un alimento se deben lavar las manos adecuadamente, así como también se debe mantener la cadena de frío, evitar comer carnes y pescados poco hechos, lavar correctamente las frutas y verduras  crudas y preparar los alimentos con la mínima antelación posible antes de su consumo para evitar que entre en descomposición.