Trabajo busca regular el salario de las empleadas del hogar

V.M.
-

En la provincia de Albacete hay 2.182 afiliadas, pero se estima que hay entre un 30 y un 40% más

Una empleada de hogar realiza tareas de limpieza. - Foto: R.V.

La Plataforma de Apoyo a las Trabajadoras del Hogar de Albacete, integrada por Cruz Roja, USO y Cáritas Diocesana, vela desde el año 2006 por reconocer de manera pública la labor que desempeña este colectivo, incluso en la actualidad se está constituyendo una asociación que se integrará dentro de la misma.

Laura Moreno, responsable del Departamento de Inmigración de  USO, comenta a La Tribuna que el plan de actuación de la Inspección de Trabajo busca regular la situación precaria del sector, que comenzó con el Real Decreto de 2012, y que la pandemia ha agravado, «ya que actualmente se están haciendo muchas contrataciones por debajo del salario mínimo».

Este iniciativa pone el foco en la ecomía sumergida y en la actualización de las retribuciones, «lo que busca es que los empleadores no sigan pagando muy por debajo de lo que deben, se trata de adecuar las cotizaciones a los salarios que deberían percibirse, una actualización que en las empresas se hace de forma automática».

La campaña de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ya ha comenzado con el envío de cartas a las personas empleadoras, ofreciendo asistencia técnica e información para regular las percepciones, de tal forma que la base de cotización de los empleados que se integran en este Sistema Especial, especialmente feminizado y precarizado, se ajuste a la cuantía actualmente marcada del Salario Mínimo Interprofesional para jornada completa de 950 euros al mes en 14 pagas (1.108 euros mensuales con el prorrateo de las extras) y en el caso de jornada por horas ese salario no podrá ser inferior a los 7,43 euros por hora.

Moreno advierte que para esa regularización el titular del hogar familiar deberá comunicar a la Tesorería General de la Seguridad Social el salario real actual desde el 1 de enero de 2021 que en ningún caso podrá ser inferior al SMI, una medida que es necesaria debido a que las empleadas del hogar no pueden darse de alta en la Seguridad Social 'per se'.

(Más información en la edición impresa).