scorecardresearch
Editorial

Fitur es el mejor escaparate para vender nuestra tierra

-

La Feria Internacional de Turismo es el gran escaparate que tienen las provincias españolas para dar a conocer sus bondades, para abrirse al resto de España y también al resto del mundo, por eso es importante que Albacete esté presente en el Ifema de Madrid estos días, para vender nuestra naturaleza, nuestros pueblos, nuestras tradiciones, en definitiva, para vender nuestra provincia.

Ayer se celebró el Día de Albacete en el expositor que Castilla-La Mancha tiene en Fitur y allí se presentó la nueva campaña de turismo en la capital. El lema es Dicen de Albacete, una frase con la que se cuenta qué hay que ver y hacer en la capital. La verdad es que los albacetenses, hasta hace unos años, no éramos unos buenos vendedores de nuestro producto turístico y, de hecho, cuando alguien decía fuera de nuestra tierra que era de Albacete, mucha gente le hacía dos preguntas: ¿Albacete, dónde está? o ¿Qué hay en Albacete?.

Afortunadamente eso ya ha pasado a la historia y cada vez más la ciudad y la provincia reciben a turistas que vienen a disfrutar de nuestra tierra.

Y es que el turismo de interior,  que crece día a día, es el que está salvando en muchos casos la economía de nuestros pueblos. La proliferación de casas rurales durante esta pandemia ha permitido que el turismo rural mantenga a flote al sector, con cifras que, a pesar de la pandemia, son ciertamente buenas y, sobre todo, esperanzadoras en tiempos tan complicados para la economía como los que estamos atravesando estos momentos.

Por eso es importante estar en Fitur, darnos  a conocer, llegar a un público objetivo al que de otra forma sería complicado alcanzar y que cuando descubre lo que Albacete esconde suele sorprenderse y entonces ya no se hace las preguntas de antaño, sino que pronuncian afirmaciones que cada vez suenan más fuerte. «Albacete es una pasada» o «no me imaginaba  que Albacete era así».

La capital más grande de Castilla-La Mancha no es una ciudad patrimonio de la humanidad, pero sí que ofrece cosas diferentes e igual de atrayentes, su centro postmodernista, el Pasaje de Lodares, único en España, una Catedral que sorprende en su interior o una zona de ocio y diversión propia de grandes urbes, además de una programación cultural difícil de encontrar en ciudades como la nuestra. Y eso es lo que se tiene que vender en Fitur y donde haga falta.

La provincia, con su paisaje tan variado que pasa de la más extensa llanura a las más escarpadas sierras, con ríos para practicar deportes de aventura y lagunas para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor también forman parte de una carta de presentación que debe atraer a miles de turistas a una tierra que si destaca por algo es por la hospitalidad de sus gentes. Y es que Albacete es una pasada, y así hay que venderlo en Fitur.