Abierto al tráfico la carretera de Ossa

E.F / A.G.
-

El desbordamiento del arroyo Alarconcillo provocó la evacuación de dos niños de un centro ocupacional y atrapa a un conductor en la calle Canalejas

Una fuerte tormenta de agua, que descargó durante casi tres horas, provocó el viernes que el casco urbano de Ossa de Montiel se inundase con una avenida que derribó muros, entró en garajes, locales y domicilios y obligó a evacuar a varias personas.

De hecho, la carretera AB-610, entre El Bonillo y Ossa de Montiel, se encuentra cortada en sus 9 primeros kilómetros, con desvío alternativo, tal y como recogía la web de la Dirección General de Tráfico (DGT) a primera hora de la tarde este sábado, permaneciendo cerrada al tráfico hasta pasadas las seis de la tarde.

Según informó el  Servicio de Emergencias de Castilla-La Mancha, 112, el incidente más grave fue el de un hombre se vio atrapado en su vehículo, una furgoneta, en la zona de la calle Canalejas, sin que los efectivos del Sepei desplazados desde Villarrobledo pudiesen llegar a él durante varias horas antes de poder rescatarlo, pasadas las nueve de la noche de ayer.
De acuerdo al testimonio del propio alcalde, Alejandro Chillerón, «empezó a llover a las cinco de la tarde, sin parar, fuerte pero también de forma continua; eso provocó que el río que pasa junto al pueblo, que normalmente es poco más que un regato, multiplicase su caudal por 50».

Imagen de la carretera cortada.Imagen de la carretera cortada. - Foto: GUARDIA CIVIL

Este sábado, la Guardia Civil indicó quea situación en la zona de Ossa de Montiel por las intensas lluvias "se encuentra controlada", tendiendo a normalizarse "al bajar el nivel de los cauces de arroyos y ramblas".

Por su parte, el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de la Diputación señaló que sus efectivos trabajaron en Ossa de Montiel hasta bien entrada la madrugada, "donde efectuaron labores de rescate, achique de agua y evacuación de una vivienda".

También estuvieron en Villarrobledo limpiando viales y achicando agua, tras una gran tormenta.

Según informó Meteo Hellín, se llegaron a recoger 103 litros por metro cuadrado entre la tarde de ayer y esta madrugada, con un "notable aumento" de caudal en las Lagunas de Ruidera.

Los vecinos de Ossa de Montiel dedicaron la jornada a tratar de devolver a la normalidad sus viviendas, vehículos y enseres que se vieron afectados de forma notable por la tromba de agua, fenómeno que se dio también en la zona de las Lagunas, con notables perjuicios en viviendas y negocios de hostelería.