El Ministerio rechaza el trasvase para Las Tablas

Ana Pobes
-

Considera que la opción de la batería de pozos de emergencia responde mejor a la situación de emergencia, con el objeto de humedecer la superficie del parque nacional y evitar así la combustión de las turbas, como ya se hizo en marzo

El Ministerio rechaza el trasvase para Las Tablas - Foto: Rueda Villaverde

Desde el Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) y el MITECO se hace un seguimiento permanente de la evolución hidrológica del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, a fin de evaluar el alcance de las medidas puestas en marcha por la Confederación Hidrográfica del Guadiana, cuyo objetivo es el de avanzar en una progresiva estabilización del aporte de caudales al parque. Dada la situación actual del parque, con solo 36 hectáreas inundadas, y de acuerdo con la Junta de Castilla-La Mancha, se va a convocar a la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha para activar la batería de sondeos. El MITECO contempla la puesta en marcha de esta batería de pozos de emergencia, que es una de las dos opciones de actuación, la otra es el trasvase desde el Acueducto Tajo-Segura, que recoge el Plan Hidrológico del Guadiana en caso de emergencia. El MITECO considera que la opción de la batería de pozos de emergencia responde mejor a la situación de emergencia, con el objeto de humedecer la superficie del parque nacional y evitar así la combustión de las turbas, como ya se hizo el pasado mes de marzo.
La última vez que se realizó un trasvase del Acueducto Tajo-Segura al Parque Nacional de Tablas de Daimiel fue en el año hidrológico 2008/2009, y de "los 20 hectómetros cúbicos derivados sólo llegaron a destino 0,75 hectómetros cúbicos, pues el cauce del río Cigüela, por el que discurre el agua trasvasada hasta el parque, es un cauce seco por lo que el agua se infiltra antes de llegar a su destino", argumentan fuentes del ministerio. 
Las mismas fuentes señalan que la situación se está abordando desde el punto de vista estructural del uso sostenible del agua de la cuenca y recuerdan que desde la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) se han intensificado las inspecciones, con la puesta en marcha del Plan especial de control y uso del agua en la zona de influencia del parque nacional para identificar y controlar la explotación de los recursos hídricos subterráneos y evitar las extracciones fuera de control que perjudican claramente al humedal y a toda la masa de agua.
La CHG ha tramitado este año un total de 30 expedientes por la manipulación de caudalímetros, una infracción calificada como grave y que supone una sanción, como mínimo, de 50.000 euros, así como la extinción del derecho al uso del agua. Este tipo de actuaciones ponen en riesgo la consecución de los objetivos medioambientales en el Alto Guadiana, donde hay diez masas de agua que están declaradas en riesgo de no alcanzar el buen estado cuantitativo y químico.

El Patronato del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel pidió al Gobierno de España y al de Castilla-La Mancha la restauración del funcionamiento hidrológico natural de este ecosistema acuático, que actualmente se encuentran prácticamente secas, y para ello pidió una aportación de agua a partir del acueducto Tajo-Segura. El objetivo de esta petición era garantizar los aportes hídricos necesarios, un caudal ecológico de 38,25 hectómetros cúbicos definido en el Plan Hidrológico de la cuenca del río Guadiana, para la conservación del parque nacional.