Educación quiere modernizar tecnologías e infraestructuras

E.R.J.
-
Educación quiere modernizar tecnologías e infraestructuras - Foto: José Miguel Esparcia

La provincia cuenta con 36.343 alumnos repartidos en 92 colegios públicos, 23 centros concertados, 19 centros rurales agrupados y dos centros de educación especial, aparte de los institutos y la Universidad

La formación de los niños y adolescentes es la base del futuro de la sociedad. Es, probablemente, una de las doctrinas más incuestionables y con mayor acuerdo en las distintas sociedades. Sin embargo, los distintos, y sucesivos pactos por la Educación, han llevado a que esta, su nivel -y los resultados en las evaluaciones europeas del nivel educativo de los alumnos de nuestro país- no sean los deseados. 
El asunto parece peliagudo y ahora la Educación se vuelve a convertir en asunto de atención para los partidos, que tratan de ganar apoyos con propuestas diversas. El resultado, lo que se concrete en la realidad, se verá en los próximos meses, en función de los acuerdos a los que lleguen los partidos tras el dividido respaldo evidenciado el pasado 28 de abril. 
De forma paralela, y donde sí se puede avanzar algo más, se van dando pasos, aunque lentos. En el caso de la provincia, con la construcción de nuevas infraestructuras -que se han demostrado muy necesarias- y con la modernización de las existentes. El objetivo principal que persigue la Dirección Provincial de Educación es «continuar en la linea de trabajo anterior, en la que se ha avanzado mucho hacia la construcción de un sistema educativo con más calidad, igualdad, equidad y participación».
Pero pasa también, destacan desde la Administración, por «una apuesta decidida por la innovación en metodologías y tecnologías educativas». La modernización de los proyectos educativos es, también, una prioridad para los propios centros, que han visto cómo su esfuerzo para implementar el método del aprendizaje cooperativo o las propuestas innovadoras (como una radio escolar) se ve recompensado por la satisfacción del alumnado y el reconocimiento de la comunidad educativa.
Y, junto a ello, por supuesto, se insiste desde la Dirección Provincial, dependiente de la Consejería de Educación, trabajar en la mejora de las infraestructuras educativas. En dos líneas, por un lado, la puesta a punto de las existentes y, por otro, la construcción de nuevos centros, para atender la demanda registrada.
Tras varios años de paralización, a principios de este año se ponía la primera piedra, y ya por fin se han comenzado las obras, para el nuevo colegio en la zona de Imaginalia, en la Avenida de la Ilustración, uno de los barrios periféricos de la capital y donde más ha crecido la población de nuevas familias.

(Más información en la edición impresa).