Un país fragmentado y a oscuras

Agencias
-

Miles de personas marchan por las calles de la nación caribeña para protestar tras un nuevo apagón del que partidarios del Gobierno de Maduro y opositores se culpan mutuamente

Un país fragmentado y a oscuras - Foto: STRINGER

Miles de simpatizantes de Nicolás Maduro y del autoproclamado presidente Juan Guaidó volvieron a tomar ayer las calles de Venezuela divididos políticamente para protestar contra los apagones después de una semana de cortes de luz donde la oposición acusa al Gobierno y los chavistas al imperialismo.
Las actividades se desarrollaron pacíficamente aunque por la mañana la Policía dispersó con gases lacrimógenos un par de manifestaciones antigubernamentales en el centro de Caracas, donde decenas de ciudadanos pedían la restitución del servicio eléctrico, cortado desde el pasado viernes.
Los detractores de Maduro organizaron decenas de protestas que fueron convocadas por Guaidó, reconocido como presidente interino por unas 60 naciones, para rechazar los cortes de electricidad que desde el 7 de marzo han paralizado Venezuela.

Un país fragmentado y a oscuras
Un país fragmentado y a oscuras - Foto: Miguel Gutiérrez
El jefe del Parlamento asistió a tres de esas actividades en las afueras de la capital y volvió a llamar a los venezolanos a «armar un peo» cada vez que se vivan bloqueos en la red eléctrica y el agua.
También llamó a organizarse para expresar el descontento con el chavismo gobernante, al que volvió a responsabilizar de toda la economía del país, y dijo que el movimiento que encabeza está lejos de apagarse. «Lo único que se apagó es un régimen que dejó a oscuras las calles del país», afirmó el político que desde que juró como mandatario interino en enero prometió trabajar por el cese de la usurpación que considera