Page reelegido presidente de la Junta

C.S.Rubio
-
Page vuelve a tender la mano a la oposición

El candidato socialista a la Presidencia de la Junta, Emiliano García-Page, se compromete a no aprobar ninguna reforma electoral o estatutaria que "no esté dialogada ni consensuada". Ha obtenido 19 votos a favor y 14 en contra.

El candidato socialista a la Presidencia de la Junta, Emiliano García-Page se sube de nuevo a la tribuna de oradores a hablar de pactos con PP y Ciudadanos. En el arranque de la segunda jornada del debate de investidura, insiste en su discurso en la necesidad de llegar a acuerdos dentro del ámbito de las cortes regionales.

Y para ello tira de los diferentes programas electorales, asegurando que en “más de un tercio” de los temas coinciden las tres fuerzas parlamentarias (PSOE, PP y Ciudadanos) en Castilla-La Mancha. Algo que, a su juicio, podría favorecer que “la mitad de las cosas que decidamos aquí (en el parlamento regional) sean razonablemente consensuadas”.

Y es que, como insiste, “cuando más cosas vayan con consenso, mejor, pero no para ustedes o para mí, sino para la inmensa mayoría de los ciudadanos”.

Pactos en los que volvió a incluir la reforma electoral y la estatutaria, que no saldrán adelante si “no están dialogadas ni consensuadas”, especialmente en el ámbito laboral.

Y en cuanto al agua, García-Page ya advierte a la oposición de que “tendremos que hablar lago y tendido”.

En este sentido, insiste en la necesidad de sacar un acuerdo regional entre partidos, frente a “lo que dicen” unos y otros en Valencia y Murcia.

Asimismo, saca pecho de lo conseguido en la pasada legislatura, básicamente, la sentencia del Supremo exigiendo que se cumplan con los caudales ecológicos del Tajo y el compromiso de Moncloa de duplicar en dos años el volumen de agua desalada. Desalación que, como insiste, tiene que terminar siendo la solución final para los problemas de abastecimiento del Levante, como ya se vio hace ahora un año, cuando se tuvo que ‘cerrar’ el trasvase por falta de agua en la cabecera del Tajo.

En este punto, García-Page lanza un mensaje claramente dirigido al sector agrario, comprometiendo que el debate del agua también tendrá aquí un carácter agrario, como lo tiene en Murcia y Valencia, y no solo ambiental. “No va a faltar dinero para poner en marcha miles y miles de hectáreas de regadío”, concluye.