Alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, cobrará 69.890 euros

La Tribuna
-
Rueda de prensa del alcalde Alberto Rojo, junto al primer teniente de alcalde, Rafael Pérez Borda, para informar de la configuración de las áreas de gobierno. - Foto: Javier Pozo

El Ayuntamiento de Guadalajara tendrá 14 concejales con dedicación exclusiva y 3 parcial y el alcalde cobrará 69.890 euros

La nueva Corporación Municipal en el Ayuntamiento de Guadalajara contará con 14 concejales liberados con dedicación exclusiva y tres con dedicación parcial, dos al 50 por ciento y uno al 75 por ciento. De igual modo, el sueldo del alcalde, Alberto Rojo, será de 69.890 euros y tendrá dedicación exclusiva.

Así ha sido aprobado con 22 votos a favor y dos abstenciones de dos de los concejales del PP, en el primer pleno de esta legislatura celebrado tras la sesión plenaria de constitución de la nueva Corporación, en el que ha estado ausente, por motivos personal, una de las concejalas del PSOE.

De esta forma, tal y como se ha acordado, el alcalde tendrá un sueldo superior al anterior en base, en parte, a que su dedicación será del cien por cien en vez del 90 por ciento; los cuatro tenientes de alcalde tendrán un sueldo de 58.241,62 euros y lo mismo percibirán los portavoces de los grupos.

En cuanto al resto de los concejales delegados y de acuerdo con el Reglamento Orgánico del Ayuntamiento recientemente aprobado en pleno, percibirán una nómina de 54.358 euros, que en el caso de los concejales de Unidas Podemos y de A Guadalajara hay que quererla (Aike) será de 29.120, 85 euros y de 40.769,19 euros, con la categoría de portavoces, y en base a que su dedicación es parcial.

De los catorce concejales de la Corporación Municipal de Guadalajara con dedicación exclusiva, ocho son del PSOE, tres del PP, dos concejales Cs y uno Vox y habrá tres concejales en régimen de dedicación parcial, uno de la formación naranja, y los ediles de Unidas Podemos y de Aike.

En su intervención, el alcalde ha calificado como un "buen trabajo" de la anterior Corporación la aprobación de dicho reglamente porque "fija y da estabilidad" a cuestiones que a su juicio no tienen porque estar siempre en el debate público.