«Me enganchó a la enfermería la cercanía al paciente»

Sánchez Robles
-

«Hace ahora 25 años creamos el Comité Antisida en Albacete, un reto similar al de poner en marcha la Facultad de Enfermería en el Campus universitario»

El enfermero albacetense Elías Rovira Gil. - Foto: José Miguel Esparcia

Es persona comprometida y honesta a carta cabal. El entusiasmo  y una formación científica sobresaliente han sido los cauces por los que ha conseguido durante treinta y tres años de docencia en la Escuela y posterior Facultad de Enfermería darle una dimensión extraordinaria a esta actividad y a la formación de tantos y tantos enfermeras y enfermeros que deben mucho al trabajo de excelencia contrastada, a la vocación sin límite y al esfuerzo callado, pero de una eficacia tremenda de Elías Rovira Gil, (Albacete 6 de septiembre, 1959).
Profesionales como Elías hacen mucha falta en la sociedad y en la Universidad, porque de verdad es un ejemplo. Su infancia transcurrió en Albacete, estudiando en las escuelas de García Morato y el bachillerato en la Academia Cedes, tras los que se marchó en una etapa fugaz a estudiar Medicina a la Universidad de Murcia, «pero no me gustó esta carrera y decidí volver a Albacete para empezar Enfermería, que me enganchó por la cercanía y proximidad al paciente», afirmó Elías Rovira.
Subrayó que tuvo magníficos profesores, entre los que cita al doctor Ramón Ferrándiz, que fue su estandarte y guía para comenzar el camino de la docencia, al igual que sus compañeros. «Me gustaba ser docente en enfermería que pude compaginar. La Escuela de Enfermería dependía de la Diputación hasta que pasó a formar parte de la Universidad regional en la etapa en la que fui director. Tuve un grupo de compañeros magnífico con los que logramos crear un equipo docente con ilusión y una visión muy moderna de la enfermería sobre la formación necesaria. Fue un reto muy bonito al igual que la conversión en Facultad años más tarde. Logramos crear un espíritu de unidad para conseguir un bloque de profesores capaces de ofrecer una docencia de gran calidad», recordó Elías Rovira.
Fue subdirector del Departamento y realizó su tesis doctoral con máximo resultado. «Pusimos en marcha de forma pionera el máster de Urgencias y Emergencias, diseñé una patente, un temporizador para laringoscopios para intubar pacientes de forma más rápida. Estoy muy contento de todo lo que me ha dado la enfermería, de mis compañeros y los alumnos», comentó este extraordinario enfermero y docente.

(Más información en la edición impresa).