La ciudad registró en 2015 sus peores datos de calidad del aire en una década

M.D.M.
-

En julio no hubo ni una sola jornada que fuera «buena» en estos parámetros y en agosto fue óptima menos de media quincena

Imagen del centro de la ciudad en una de las tardes del mes de agosto, cuando se registraron los peores datos de partículas en suspensión. - Foto: Rubén Serrallé

La ciudad de Albacete registró en 2015 la peor calidad del aire, al menos en una década, según los datos que mes a mes va recogiendo la Agencia Ambiental de Calidad del Aire.

Tanto es así que los días considerados «malos» para las partículas en suspensión -cuando se superan niveles por encima de la media recomendada para la salud- fueron hasta 20, frente a los dos de un año antes, con julio y agosto como los peores meses en cuanto al aire que se respiró en la ciudad de Albacete.

Los datos se recogen en el observatorio que la Agencia de Calidad Ambiental tiene instalado en la zona del Campus y se refieren, en todos los casos, a la evaluación de las partículas en suspensión en el aire, las denominadas PM10.

El mes de julio fue el peor de todo el ejercicio y ninguno de sus días puede considerarse que los albacetenses respiraran aire «bueno», mientras que fueron hasta nueve los días malos, frente al único día malo que se registró en julio de 2014.

En agosto hubo nueve días malos, del 4 al 12 consecutivamente.

En concreto, el 7 de agosto fue el peor día del año en calidad de aire, cuando se alcanzaron los 174 micrómetros de estas partículas en suspensión, si bien los valores normales son 30. De julio, el peor día fue el 8, con una concentración de 69,21 micrómetros de PM10. La Agencia de Calidad del Aire atribuye en sus informes el hecho de la mala calidad en este parámetro a las altas temperaturas, de ahí que julio y agosto fueran los peores meses de 2015.

Pero, es más, ya desde mayo se registró algún día malo, algo que no es habitual si se compara con los análisis de otros años, mientras que en marzo y abril ya hubo días que no fueron «buenos», solamente «mejorables» o «aceptables». En todos aquellos días que no son considerados buenos se estima que los niveles de partículas en suspensión en el aire están por encima de lo recomendado para la salud -30 micrómetros-, si bien los días «malos» son aquellos que pueden suponer más problemas. No obstante, los expertos indican en sus informes que los niveles no son «alarmantes» como para temer por problemas de salud, aunque sí puede ocasionar molestias a aquellos que tienen problemas respiratorios.

Límites legales. Es más, se superan los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) pero, en ningún caso, los límites legales sobre la contaminación y que están marcados por la normativa europea, según los citados datos que se recogen en Albacete.

En este sentido, desde la entidad que realiza los informes apuntaron en la elaboración de los mismos que «es normal que en Castilla-La Mancha en general, y en Albacete en particular, se superen estos parámetros» por «el clima extremadamente seco y caluroso de la región».

Albacete vivió un 2015 con temperaturas en general por encima de lo habitual, lo que explicaría que durante más meses de lo normal se hayan registrado días con mala calidad del aire en la capital. Ponen de manifiesto en sus informes, que el clima seco de Albacete «contribuye a una mayor degradación material y a una resuspensión elevada de las partículas ya existentes».

Además, apuntan a que las malas condiciones de los meses estivales estuvieron influenciadas también por el «aporte que se produce desde el desierto sahariano y el norte de África». Es decir, las llamadas «intrusiones saharianas» restaron calidad al aire que se respiró en la capital, especialmente en el periodo estival.

Fuera también de lo que suele ser habitual, el mes de septiembre registró un día malo, el primero, si bien los días 2 y 3 fueron «mejorables», por lo que el aire seguía sin ser bueno. Bajaron algo las temperaturas y el aire mejoró en este mes, aunque las jornadas de los días 10, 11, 26 y 27 fueron simplemente «aceptables». En octubre hubo un día mejorable y tres aceptables, si bien el resto fueron buenos, en niveles similares a los de noviembre, con dos mejorables y dos aceptables y ninguno malo.

En diciembre, y a falta de los datos definitivos, los partes diarios en la estación de la Avenida de España de Albacete apuntan a que todos los días fueron «buenos». En estos últimos meses del año, la temperaturas volvieron a estar por encima de la media para lo que es habitual en la capital, si bien no influyeron tanto como para que la calidad del aire fuera considerada «mala».

De toda Castilla-La Mancha -hay estaciones en las cinco capitales de provincia y en localidades como  Puertollano (Ciudad Real) e Illescas (Toledo)- los peores datos se registraron en Puertollano.

En Albacete, los días malos en 2015 se multiplicaron por 10 en 2014,  si bien el dato sigue sin ser «significativo» en cuanto a días, aunque sí su concentración.