Piden 18 años de prisión para un joven por violación

Josechu Guillamón
-

La Fiscalía considera al acusado culpable de los delitos de agresión sexual, maltrato, amenazas, coacciones y detención ilegal

El juicio tendrá lugar en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. - Foto: Consuelo López

La Fiscalía pide 18 años y cinco meses de cárcel para un joven por violar, maltratar, amenazar, coaccionar y retener ilegalmente a su pareja. El juicio se celebrará el próximo martes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial.
Según la Fiscalía, el procesado, H.G.B. , que en la actualidad tiene 24 años, mantuvo una relación sentimental con N.M.T., de un año de duración, concretamente del 24 de mayo de 2016 al 24 de mayo 2017, durante la cual convivieron juntos durante tres meses, en un piso de alquiler que el acusado y la joven compartían con la hermana y un amigo de aquel, situado en Albacete, si bien, al no poder pagar el alquiler, se trasladaron a vivir al domicilio de la madre de la chica.
Prácticamente durante todo el tiempo de duración de la relación, el procesado sometió a la chica a constantes insultos, desprecios, descalificaciones y humillaciones, dirigiéndole frecuentemente palabras como «puta», «zorra», «ninfómana», «inútil», «que no te quiere ni tu madre» y otras semejantes, todo ello en el seno de la intimidad.
Delitos graves. El procesado, con continuos gritos e insultos, trató de humillar y someter a su pareja, maltratándola de modo continuado y exigiéndole mantener relaciones sexuales contra su voluntad, aprovechando la gran dependencia emocional que ella tenía respecto del procesado.
La joven vivía en un clima de sumisión y humillación permanente y en un estado constante de miedo a sus vejaciones y humillaciones y a sus reacciones, si no actuaba como él quería.
En abril de 2017, la encerró en  la habitación un par de horas, sujetándola a la cama para que no se fuera. Además le quitó el móvil y la llevó en coche hasta Bonete, diciéndole que la dejaba allí, por lo que ella comenzó a andar hacia la localidad, aunque luego él le dijo que subiera al coche. 
El 31 de mayo de 2017, el procesado fue a la casa de la que ya era su expareja, para hacer un intercambio de camas. La joven que estaba sola le pidió al procesado que se marchara de la vivienda, pero él le pidió un beso y un último abrazo de despedida, iniciándose, ante la negativa de ésta, una discusión en la cual él la tiró en la cama y le dijo: «si quiero te follo».
El 13 de junio de 2017, tras hablar por teléfono con ella y llamarla ninfómana, la recogió con el coche y la llevó a una zona apartada donde, según el fiscal, la violó.