El Pleno de la Diputación aprobó una moción de rechazo al 'fracking'

A. Gómez
-
Representantes de las plataformas contra el ‘fracking’ asistieron al Pleno de la Diputación. - Foto: A. Pérez

PSOE, Ganemos-IU y Ciudadanos apoyaron el texto, que solicita la prohibición de esa controvertida de extracción de gas del subsuelo, mientras que el PP votó en contra

El Pleno de la Diputación Provincial aprobó ayer una moción de rechazo al uso del fracking o fractura hidráulica en la provincia. Lo hizo con los votos a favor de los tres grupos que presentaron el texto (PSOE, Ganemos-IU y Ciudadanos) y el rechazo de los diputados del Partido Popular.
El texto, defendido por José Ignacio Díaz, diputado de Ganemos IU, solicitaba mostrar el rechazo de la institución a esa controvertida técnica de extracción de gas no convencional, el apoyo a los ciudadanos y plataformas de los municipios afectados e instar a la Junta de Comunidades a declarar Castilla-La Mancha libre de esa práctica (tal como se comprometió Emiliano García-Page) y anular los permisos de investigación concedidos.
Cabe recordar que actualmente esos permisos incluyen terrenos de los términos municipales de siete municipios del Campo de Montiel y La Mancha (Viveros, Villarrobledo, Munera, Ossa de Montiel, El Bonillo, Lezuza yEl Ballestero) y cinco de los Campos de Hellín (Fuente Álamo, Albatana, Ontur, Tobarra y Hellín).
En la defensa de la moción, Díaz aseguró que los «riesgos asociados a esta técnica, como contaminación de acuíferos y atmosférica o fenómenos sísmicos, no deben ser asumidos por la ciudadanía». El portavoz socialista, Agustín Moreno, recordó por su parte que ya presentaron una moción similar en 2013 (rechazada entonces por la mayoría del PP) y aludió a las prohibiciones y moratorias que han aprobado otras comunidades y países europeos. «Potenciar los recursos sí, pero no a cualquier precio» aseguraba, mientras, la diputada Francis Rubio para resumir la postura de Ciudadanos.
Por otro lado, el viceportavoz del PP, Constantino Berruga, justificó el voto en contra en que esos permisos pasaron unos estudios previos. «Creemos que la alarma social puede ser injustificada y nos pongamos la venda antes de la herida», dijo.