Mario Sotos protagoniza una brillante alternativa

Redacción
-

Cortó tres orejas en el marco de un encierro muy bien presentado y de buen juego en general

Mario Sotos protagoniza una brillante alternativa

Como estaba anunciado Mario Sotos tomó su «tan ansiada» alternativa en la plaza de toros de la localidad de Ciudad Real, Castellar de Santiago, cortando tres orejas en el marco de un encierro muy bien presentado y de buen juego en general. Como es conocido, esta alternativa llegaba precedida  por la suspensión de otras, como la que estaba prevista en la localidad conquense de San Clemente y que se iba a festejar en abril, pero que la pandemia obligó a su suspensión.   
A este torero afincado en Albacete, como manda la tradición, le tocó abrir plaza con el primero de los seis toros de Santa Ana y Virgen María que se lidiaron y de nombre Piñonate. Piñonate desde un principio estuvo muy templado, muy suave, llevando al caballo de una forma muy vistosa. Se puede decir que la faena fue muy aseada pero, a pesar, de que tuvo movilidad  quizás le faltó un poquito más de entrega, «ya que la cara le quedaba a media altura». No obstante, lo mejor fue una gran estocada que le valió a Sotos las dos orejas del toro que abría la plaza. Luego en el sexto toro, también anduvo muy animoso, aunque el astado perdió fuelle rápidamente  lo que hizo que le costase embestir más y que las series fuesen algo más cortas, esto no quita, no obstante, para que se le viese con mucha entrega y muchas ganas con el resultado final de una oreja cortada, después de un pinchazo, una media estocada y un descabello.
Sotos estuvo acompañado por el mexicano Calita y por Fernando Tendero. Calita estuvo muy templado en el primer toro de su lote, pero perdió la oreja porque la espada fue muy defectuosa, a diferencia del cuarto llegando a protagonizar una faena, sentida, estética, templada y magnífica. Hubo entrega y le concedieron dos orejas y  vuelta al ruedo del toro.  Por último, Fernando Tendero,  estuvo muy clásico en sus dos toros, haciendo las cosas bien, con gusto y sobre todo, muy templado, cortando una oreja en cada uno de ellos.