Castilla-La Mancha propone cambios en los horarios de paseo

L.G.E.
-

Así lo ha planteado la Junta en su documento de desascalada para la fase 1, que también pide permiso para turismo activo o de naturaleza en grupos de diez

Castilla-La Mancha propuso cambios en los horarios de paseo - Foto: Yolanda Lancha

El documento ya está en el Ministerio de Sanidad. La Junta de Castilla-La Mancha ha presentado hoy su solicitud para entrar el próximo lunes en la fase 1 de desescalada. «Hoy es un día importante», manifestó esta mañana el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, que argumentó que la región cumple con todos los indicadores de evolución de la epidemia y de capacidad de hospitales, laboratorios y material sanitario.
Indicó que han mantenido la provincia como área de referencia, siguiendo las directrices del Gobierno de España. «Hay que mantener firme la decisión de no viajar más allá del ámbito territorial, que es la provincia, en esta fase 1», recordó. Aunque la provincia sea el área de referencia, los indicadores que ha trasladado esta mañana son datos a nivel regional.
El documento se compone de dos partes. Una de ellas contiene los indicadores que avalan que Castilla-La Mancha puede dar un paso más en la desescalada. La otra parte incluye propuestas que hace el Gobierno regional sobre lo que se puede hacer en la siguiente fase. En este sentido, por ejemplo, la Junta plantea que se cambien los horarios de los paseos. Aunque no concretó cuáles deberían ser las nuevas franjas, Fernández Sanz expuso que la Junta propone que se cambie «cuando la temperatura lo recomiende». Recuerda que no hace el mismo calor en el centro de España que en el norte y que eso se tiene que tener en cuenta. En estos momentos, por ejemplo, los que aguantan las horas centrales del día son los niños con la franja de 12:00 a 19:00.  
Apuntó que mantienen el 30% de aforo para lugares públicos como bibliotecas, museos o templos. También habla de permitir el turismo de naturaleza o activo, pero con grupos de un máximo de diez personas, copiando así el tope que se fija para reuniones en casas o terrazas. En el caso de espectáculos o actos, plantea dejarlos para la fase 3. Es decir, para dentro de un mes como mínimo.