El hechizo del agua

Juan Carrizo
-

El entrenador albacetense Álex López salió del Club Natación Albacete y ahora es el director técnico del CN Sabadell. En 2016 estuvo con la selección española en Río

Imagen de archivo de Álex López en un parque albacetense. - Foto: José Miguel Esparcia

Dentro de sus limitaciones, la natación albacetense siempre ha brillado a nivel nacional en categorías inferiores. La falta de instalaciones y mecenazgo dejaron en la cuneta a muchas grandes promesas y solo unas pocas han llegado a brillar al marcharse fuera a seguir su progresión. Por eso resulta gratificante ver la trayectoria no de un nadador, sino de un técnico que ha sabido abrirse hueco en este mundo y crecer hasta convertirse en el director técnico del Club Natación Sabadell, uno de los más importantes de nuestro país.
Se trata de Álex López Hernández, que a sus 39 años encontró su camino en el mundo de la natación, pero no dentro de la piscina. Vivió en primera persona la unión de dos clubes de la capital en 2005 para formar el Club Natación Albacete. Atrás quedaba la bonita historia del Atlántida y Ceman, ambos nacidos en 1974, cuando se inauguró la piscina del Estadio Municipal Carlos Belmonte. Desde ahí empezó a crecer, colaborando con la Federación de Natación de Castilla-La Mancha, lo que le impulsó hasta la Federación Española y, de ahí, al Centro de Alto Rendimiento de  Sant Cugat, donde trabajó tres años preparando lo que fue la mayor experiencia deportiva de su vida, asistir a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.
Después, al no sentirse valorado por la Federación, decidió emprender el vuelo en solitario y firmó por el Club Natación Logroño, donde apenas estuvo unos meses ya que en 2017 recibió la llamada del que posiblemente sea el club de natación más potente de nuestro país, el Club Natación Sabadell. Tanto gustó su trabajo que hace un año, en 2019, lo nombraron director técnico y allí está desarrollando su trabajo con ilusión, aunque ahora todo son incógnitas por la situación generada por  la crisis provocada por el Covid-19.
trabajo. Álex López se encuentra, como todo el mundo ahora mismo, confinado en su casa de Sabadell, pendiente de la salud de los suyos en Albacete y trabajando como se puede ante una situación que conllevará muchos problemas para entidades como el Club Natación Sabadell, que cuenta con dos instalaciones propias, secciones en muchos deportes y un soporte de 25.000 socios que ya ha visto reducido su número en unos 3.000 en un mes.
Una situación complicada para una entidad que cuenta con unos 200 trabajadores. «El CN Sabadell controla todos los deportes de la ciudad, que es más o menos como Albacete, quizás incluso un poco más grande. La situación es delicada. Somos el tercer club catalán con más socios después del FC Barcelona y el RCD Espanyol. Tenemos dos instalaciones propias y eso conlleva muchos gastos y no se sabe el tiempo que se podrá mantener. Se han reducido las cuotas al 50% para evitar la caída de los socios y a los trabajadores, que somos unos 200, nos han hecho un ERTE».
Centrados en la sección de actividades acuáticas del club, durante el año pasan por sus instalaciones y sus cursillos unos 1.500 niños. De esos cursillos salen unos 180 nadadores para la competición, de la categoría benjamín hasta la absoluta.
Ahora no se puede usar la piscina, pero Álex López indica que «hay trabajo que  en el día a día no hacemos porque no hay tiempo ya que nos obsesionamos con nadar.  Ahora le hemos dado una vuelta a capacidades que los nadadores no suelen tener y que ahora están trabajado en casa, como es flexibilidad, la fuerza o trabajo de core».
La curiosidad es que las instrucciones para los ejercicios las están transmitiendo a los jóvenes los nadadores internacionales del club, «un aliciente para los chavales».
El Club Natación Sabadell tiene entre ocho y 10 nadadores que compiten a nivel internacional, acostumbrados a estar en Europeos y Mundial, y que tienen opciones de estar en unos Juegos Olímpicos. «Hubo ansiedad cuando no sabíamos lo que pasaría con Tokio por el tiempo que se estaba perdiendo. Un vez aplazados los Juegos hubo tranquilidad. No sabemos como nos va afectar, porque un nadador de este   nivel nunca está tanto tiempo sin nadar».
Está claro es que «la natación es uno de los deportes más perjudicados porque no puedes nadar, pero trabamos de buscar las cosas positivas e incluso tenemos a psicólogos que nos están ayudando».

 

(Más información en la edición impresa)