Adiós al 'jefe' de la época dorada de la televisión

EFE
-
Adiós al 'jefe' de la época dorada de la televisión - Foto: ARCHIVO RTVE

Familiares, amigos y compañeros de profesión se despiden del cineasta y realizador Chicho Ibáñez Serrador, fallecido ayer a los 83 años

Visionario, maestro, jefe o genio son algunos de los calificativos que le han dedicado quienes le han conocido y trabajado con él, el hombre que alumbró "la época dorada de la televisión" en España y que introdujo en el cine de terror a varias generaciones.

Seres queridos y compañeros de profesión se han acercado este sábado al Tanatorio de la M-30 de Madrid para dar su último adiós Narciso Ibáñez Serrador, Chicho, fallecido a los 83 años de edad por su delicada salud.
Presentadores como María Teresa Campos, Paco Lobatón, Ramón García o Nuria Roca, directores de cine como Paco Plaza, actrices como Silvia Abascal o Míriam Díaz Aroca y humoristas como Josema Yuste, Manolo Sarriá o Pepe Viyuela han desfilado por el velatorio del creador del Un dos tres e Historias para no dormir.
La capilla ardiente se abrió anoche, cuando pasaron por ella la presidenta de RTVE, Rosa María Mateo; la presidenta de la Academia de Televisión, María Casado; la actriz Lidia Bosch o el presentador Boris Izaguirre, y estará abierta hasta mañana a las 12 del mediodía.
A esa hora está previsto que el féretro salga rumbo a Granada, para ser enterrado en el cementerio de San José, donde yacen los restos de su madre, tal y como deseaba el director de dos películas que son referencia para los amantes del terror, La residencia y ¿Quién puede matar a un niño?.

 

Espíritu creativo

Su hijo Alejandro Ibáñez aseguraba en declaraciones que "el cariño y el reconocimiento reconforta y duele al mismo tiempo", porque "te vas dando cuenta de que se ha ido".

Ibáñez, al igual que su padre, pasó su infancia en un plató. Hoy ha recordado que de niño iba a las grabaciones del Un dos tres después del colegio. "No era consciente de lo que significaba; para mí era mi mundo, mi familia, hasta que pasan los años y te das cuenta de lo que ha conseguido mi padre", ha dicho. Su hija Pepa le ha recordado como una "persona inmensamente generosa" y ha destacado que "la televisión era su casa y su familia" y que "era un maestro y un padre para todos".
La popular María Teresa Campos ha llegado acompañada de su pareja, el humorista Edmundo Arrocet, al que también dio a conocer Chicho en España. Al salir, la presentadora ha mostrado a los periodistas una carta de agradecimiento que casualmente encontró ayer por la mañana removiendo papeles viejos.
"A veces suceden cosas que te hacen creer que hay algo más", ha dicho la presentadora mostrando la carta firmada por el realizador nacido en Montevideo que decía: "Gracias por tus palabras, te quiero, te admiro".
Para Campos, que no llegó a trabajar con Ibáñez Serrador, éste simboliza "la época dorada de la televisión, cuando se hacían cosas creativas y maravillosas". "Ojalá se recupere su espíritu", ha añadido. Arrocet, que interpretaba a ese personaje mexicano llamado Bigote Arrocet en el concurso televisivo que marcó época, ha preferido seguir tirando del humor incluso en este día. "Siempre le hacía rabiar, le he dejado escrito un mensaje diciendo: Se fue José María Íñigo, se fue Uribarri, te vas tú... Ni se les ocurra mandarme a buscar".

 

Gran sentido del humor

Míriam Díaz Aroca, que presentó el Un dos tres junto a Jordi Estadella, ha contado que estuvo con él ayer una hora antes de morir y pudo despedirse y expresarle "su amor, gratitud y suerte por pertenecer a su familia televisiva". Para el humorista Josema Yuste, Ibáñez Serrador "superaba los límites del talento, era un genio, una persona con un gran sentido del humor y que, si podía echarte una mano, te la echaba".
Paco Lobatón ha hecho hincapié en su faceta más humana. "No sólo era genial como profesional sino que era un hombre lleno de bondad y generosidad; a mí me ayudó mucho sin pedir nada a cambio", ha manifestado, emocionado.
El humorista Pepe Viyuela ha subrayado su rigor y exigencia a la hora de trabajar con él, pero desde el agradecimiento. "Una vez le entregué tarde un guion y me llamó al orden, pero se lo agradezco porque con él aprendí a tomarme más en serio la profesión, aunque sea el humor". "Trabajar con él fue duro pero también una gran escuela", ha dicho Viyuela.
Muy emocionada, Nuria Roca, que presentó su programa Waku waku, dedicado al mundo animal, ha recordado el día en que le envió una cinta VHS para presentarse y a la semana siguiente la llamó para contratarla. "Era un tipo fantástico, me enseñó a tener confianza en mí misma. Era un lujo estar a su lado", ha señalado y a la vez ha destacado que la televisión que se hacía con él era otro concepto diferente al actual, "más artístico, con menos presión de audiencia y más atención al contenido y al acabado".

 

"La televisión española tendría que haberse ido a negro"

Silvia Abascal debutó con él en televisión, con solo 14 años, haciendo de niña poseída en el Un dos tres. "Le quiero mucho y le estoy muy agradecida", ha apuntado la actriz, tras afirmar que "los genios no solo son genios por hacer genialidades sino porque no vuelven a repetirse" y defender entre sus logros el haber convertido "cada viernes", con la emisión del mítico concurso, en "una quedada familiar sagrada".
Manolo Sarriá, conocido como el más alto del Dúo Sacapuntas, ha explicado que Ibáñez Serrador era "un segundo padre" para él. "Se lo debo todo en lo personal y profesionalmente", ha defendido el malagueño, emocionado porque Chicho volvió a contar con él tras el fallecimiento de su pareja artística, Juan Rosa, en 2002.
El presentador Ramón García ha valorado su modernidad. "Hay mucha gente que se cree que ha inventado la televisión, pero la televisión la inventó Chicho", ha dicho García, tras recordar que "muchos de los formatos que hoy se están haciendo vienen de este señor". Por ello, ha agregado, con la muerte de Narciso Ibáñez Serrador "la televisión española tendría que haberse ido a negro".