Arroyo anima a regular sus sectores a las interprofesionales

J.A.J
-
Arroyo anima a regular sus sectores a las interprofesionales

El consejero de Agricultura les invita a ir más allá de la promoción de los productos en la clausura de una jornada sobre estrategias del sector del vino ante el cambio climático

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha animado a las organizaciones interprofesionales de cultivos agrarios a ir más allá de la promoción de sus productos para entrar en una regulación de sus respectivos sectores que dé satisfacción tanto a productores como a transformadores. Lo hizo en el discurso de clausura de la jornada ‘Estrategias del Sector Vitivinícola frente al Cambio Climático’, celebrada en Toledo.
El evento fue organizado por la Interprofesional del Vino de España y la Plataforma Tecnológica del Vino con la colaboración de AgroBank, el área de negocio agrario de la entidad financiera CaixaBank.
En su alocución, Arroyo felicitó a la Interprofesional por sus actuales acciones en medios de comunicación para publicitar el consumo de vino entre la población. Sin embargo, aseguró que una agrupación como ésta «no puede quedarse en la promoción, debe poner de acuerdo a los eslabones de la cadena, organizar la producción». Así, señaló que los criterios medioambientales también deben incluirse en la actividad reguladora de una interprofesional en su sector respectivo.
El consejero, en todo caso, destacó que la vitivinicultura de Castilla-La Mancha tiene mucho que aportar a la puesta en marcha de una economía circular, en la que se reutilicen al máximo los residuos para minimizarlos, gracias a sus hábitos productivos. Así, destacó la experiencia de este sector en reaprovechar subproductos a través de procesos como las destilaciones para alcohol destinado a licores. Confió en que este saber acumulado ayude para la implantación de la futura Ley de Economía Circular de la región en marzo, la cual reiteró que va a ser una norma pionera en España a la hora de combatir el cambio climático con la reducción de desechos.
El responsable regional de Agricultura remarcó una vez más la importancia del cultivo de la vid para Castilla-La Mancha, al que situó como base de las «agrociudades» existentes en las comarcas vinícolas de la región. A fin de respaldar a los viticultores y los elaboradores de vino, Arroyo recordó la puesta en marcha de una nueva iniciativa para ayudarles a vender más su producto en el último Consejo de Gobierno. Se trata de los denominados ‘canales cortos de distribución’, acuerdos entre agrupaciones de productores agrarios y de hosteleros o comerciantes de la región para acercar al consumidor local productos propios sin intermediarios que incrementen costes. Cada proyecto de este tipo contará con una ayuda del Gobierno regional de unos 100.000 euros.


El reto del cambio climático.

En cuanto a la jornada en sí, congregó a numerosos expertos en el cultivo de la vid y la elaboración del vino que plantearon como afecta a este ramo el reto del cambio climático. Se repasaron proyectos en marcha como el Life de la zona catalana de Priorat-Montsant, dirigido a producir un vino totalmente sostenible medioambientalmente.
En el acto de clausura, el presidente de la Interprofesional del Vino de España animó a paliar los efectos futuros de la modificación del clima con una mayor investigación. Ángel Villafranca, a su vez presidente de las Cooperativas Agrarias de la región y de España, puso como ejemplo los trabajos del sector vitivinícola francés e italiano para desarrollar nuevas variedades de uva resistentes a enfermedades. En el caso español, Villafranca señaló la conveniencia de desarrollar tipos de uva más resistentes ante episodios de sequía.
Por parte de CaixaBank, su directora territorial para Castilla-La Mancha y Extremadura situó el respaldo de la entidad a iniciativas como ésta dentro de su compromiso como «banco socialmente responsable». Isabel Moreno Bartolomé destacó a la propia Caixabank como ejemplo de concienciación ante el cambio climático, al haber ya neutralizado toda huella de carbono derivada de su actividad.