Las universidades populares superan los 30.000 alumnos

A.G
-
Imagen de archivo de un curso de iniciación a la informática, organizado por una UP. - Foto: Rubén Serrallé

Las entidades municipales consolidaron sus cifras en 2018, con cerca de 2.000 propuestas de formación y unos dos centenares de proyectos que llevan su actividad más allá de las aulas

Las universidades populares se han consolidado desde hace décadas, junto a las bibliotecas, como el principal motor cultural en el medio rural, especialmente en municipios pequeños que no pueden contar con una programación constante de eventos. Además, según se desprende de la memoria anual de sus actividades que elabora la Diputación, parecen haber dejado atrás los vaivenes presupuestarios de los peores años de la crisis y refuerzan su presencia local. 
Tal y como resumen los técnicos de la entidad provincial en ese documento, «las universidades populares, lejos de lo que se haya podido pensar en los últimos años, son un proyecto ilusionante todavía, están más de actualidad que nunca y siguen evolucionando en proyectos, métodos de trabajo o actividades, reflexionando sobre los logros del pasado y fijando objetivos para el futuro».
En términos meramente cuantitativos, la memoria de 2018 señala un ligero incremento de las personas que participan en sus cursos y talleres, que ascendieron a 30.038. En el ejercicio anterior, el informe señalaba que eran poco más de 20.000, pero cabe recordar que ese año no se incluyeron los alumnos de la capital provincial. Esta vez se incluyen los datos de las 66 universidades populares que accedieron a las ayudas que cada año convoca la Diputación de Albacete. Esa convocatoria tuvo un importe de 340.000 euros, algo más del 5% de un presupuesto global que superó los seis millones.
Con esos fondos, cubiertos en su mayor parte por las cuotas de los usuarios, organizaron 1.968 cursos de formación y talleres, impartidos por 784 formadores. Entre ellos, además de los tradicionales de artesanía, vuelven a destacar los de actividad física, que cuentan cada vez con más demanda. 
La actividad de las universidades populares no se queda sólo en las aulas o espacios municipales donde se imparten los cursos. Paulatinamente se han convertido en un instrumento de cohesión social, a través de los denominados programas de intervención sociocultural, que han crecido en los últimos años hasta llegar esta vez a 192.