Seguridad Ciudadana detuvo a 500 personas en nueve meses

JOSECHU GUILLAMÓN
-
Imagen de dos agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana. - Foto: José Miguel Esparcia

Los agentes de la brigada identificaron a más de 13.200 personas y levantaron más de medio millar de actas por drogas

La Brigada de Seguridad Ciudadana, con 137 funcionarios de Policía, es la más numerosa de la Comisaría de Albacete y también la más cercana, puesto que asumen la presencia policial en la calle.
Entre sus funciones se encuentra la prevención operativa de la delincuencia; la vigilancia, custodia y traslado de presos y detenidos; las funciones de control de la prestación privada de servicios de seguridad y de relación con ese sector de forma inmediata y conocer y documentar la realidad socio-policial de su demarcación, fomentando las relaciones con aquellos colectivos sociales que puedan tener incidencia en el ámbito de la seguridad.
A pesar de que su trabajo es principalmente preventivo, durante los primeros nueve meses del año los agentes de Seguridad Ciudadana detuvieron a 473 individuos, identificaron a 13.231 personas y a 1.933 vehículos dentro del ejercicio de sus funciones.

 El Área de Prevención de la Delincuencia de la Brigada de Seguridad Ciudadana, permite mejorar los mecanismos de atención a los ciudadanos y de respuesta ante las diferentes situaciones delincuenciales.
Este área está integrada por la Sala del 091, que actualmente recibe el nombre de Centro Inteligente de Mando, Comunicación y Control (Cimacc), los Grupos de Atención al Ciudadano (GAC) y las Unidades de Prevención y Reacción (UPR). Unas unidades que están operativas y de servicio las 24 horas del día, los 365 días del año.
El jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, Salvador Garrido, asegura que la mayor parte de las llamadas que reciben son más de carácter humanitario, que por delitos concretos. «Muchas veces las llamadas que nos llegan son para dar servicios asistenciales o humanitarios, por personas que se han caído o han tenido un problema en la calle y nos llaman por esa respuesta inmediata que tenemos. Hay casos de personas desorientadas o que tienen un problema con el vecino».
De hecho, asegura que muchas de las llamadas que reciben están dirigidas a otros servicios. «Muchas veces la llamada es porque la gente no sabe donde llamar y saben que nosotros les vamos a atender. Por eso muchas de estas llamadas las derivamos a los servicios médicos o incluso también a Policía Local, porque son asuntos relativos a la seguridad del tráfico, golpes de circulación, en los que la gente no tiene claro de quien son las competencias. La coordinación con la Policía Local es excelente y se da una respuesta inmediata».
En cuanto a los delitos a los que tienen que hacer frente, tanto a través de las llamadas al Cimacc, como en los que se encuentran en la calle, los más habituales son los delitos contra el patrimonio. «La mayor parte de los delitos con los que nos encontramos son hurtos en centros comerciales o en establecimientos varios. En la vía pública tenemos algún tirón o algún robo con violencia, pero estos ya son mínimos, afortunadamente son datos anecdóticos, la incidencia es muy baja».
Dentro de su labor preventiva, los agentes montaron  70 dispositivos estáticos de control e inspeccionaron 99 establecimientos de apuestas. Un trabajo que permite entre otras cosas encontrar drogas y armas o recuperar vehículos robados. En concreto, en los tres primeros trimestres del año los agentes levantaron 540 actas por drogas, 194 por armas y recuperaron 18 vehículos robados.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA