Javi López: «Vamos a morir por el ascenso»

Juan Carrizo
-

El guardameta del CP Villarrobledo, tras una actuación estelar en Segovia, asegura que «nos hemos puesto cabezones»

Gran estirada de Javi López en un partido. - Foto: Rubén Serrallé

El pasado sábado en La Albuera el CP Villarrobledo logró la clasificación para la última ronda de los playoff de ascenso a Segunda División B y uno de los jugadores más destacados del partido fue, sin lugar a dudas, el cancerbero Javi López. Sus intervenciones, algunas demostrando unos reflejos increíbles, hicieron posible el triunfo de su equipo para seguir soñando con el ascenso.
Javier López Mora-Gil, natural de la localidad toledana de Mora, tiene 40 años pero sigue en la brecha con un CP Villarrobledo que es el equipo de su vida. No en vano ha militado, en varias etapas, un total de seis temporadas. Muy lejano queda ya su debut en Tercera División antes de que finalizase el siglo XX en el filial del Albacete Balompié. Muchos son los equipos en los que ha militado, resaltando cuatro campañas con el Manchego de Ciudad Real o la temporada que estuvo en el Mirandés (2008-09) en la que logró el ascenso a Segunda B. También llegó a pisar la categoría de bronce, con dos temporadas en el Yugo Socuéllamos y una en el Lucena.
Como buen veterano, que ha vivido de todo, echa balones fuera cuando se le reconoce su gran actuación en Segovia, porque sabe que los porteros tienen una labor tan complicada que la línea entre el éxito y el fracaso es sumamente delgada. «La demarcación de portero es a veces satisfactoria y a veces ingrata. Todo se maximiza, tanto los aciertos como los errores. Esta vez tocó la cara, el lado bueno, en un partido en el que teníamos puestas muchas esperanzas. Después de lo que hemos sufrido durante todo el año, hubiera sido una pena que todo hubiera terminado ahí». El CP Villarrobledo dio la cara, ante un rival importante de la categoría. «La Segoviana es un clásico, un club con mucha historia y mucha solera, que la temporada pasada descendió de Segunda B y buscaba claramente el ascenso. Fue muy difícil, pero logramos el pase».
Ahora toca el CD Lealtad, otro de esos clubes con una gran historia detrás dentro del fútbol modesto y que el año pasado también descendió de Segunda B tras cuatro años consecutivos en la categoría de bronce. «Ya no hay rivales fáciles. Todos los que hemos llegado la final estamos ahí por méritos propios. Ellos no pudieron ascender en la primera eliminatoria como campeones de grupo y si han quedado primeros de grupo por algo será. Sabíamos que en esta ronda final el rival sería muy fuerte, pero nosotros también seremos un rival fuerte para ellos».
Son muchos los años que el CP Villarrobledo lleva luchando por alcanzar la Segunda B, con la intención de rememorar aquella mítica temporada 1961-62 en la que el entonces denominado Club Deportivo Villarrobledo llegó a jugar en Segunda División. En las seis temporadas que acumula Javi López con el club ha disputado cinco fases de ascenso, así que espera que a la quinta pueda ser la vencida. «Cuando no ha sido por una razón ha sido por otra, cada año más cruel. Este año, cuando se torcieron las cosas ni lo más optimistas pensaban que el club pudiera terminar la temporada y mira donde estamos ahora, en una final de ascenso a Segunda B. Estamos lo que estamos, lo sabemos desde diciembre, y los que estamos vamos a morir por intentarlo».

 

(Más información en la edición impresa)