scorecardresearch

«Todas las ilustraciones tienen un encanto especial»

A.D.
-

El Museo de Albacete acogió ayer la presentación de El Camino de Santiago con mochila y pincel, de José Tomás Martínez Quiles.

José Tomás Martínez Quiles. - Foto: Arturo Pérez

El Museo de Albacete acogió ayer la presentación de El Camino de Santiago con mochila y pincel, de José Tomás Martínez Quiles. El autor, que comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de este proyecto, estuvo acompañado por Juan Ángel Fernández.

¿Por qué hacer un libro sobre el Camino de Santiago?

Llevamos muchos años haciendo el Camino. Somos un grupo que cambia cada año, pero empezamos en 2004 y lo hemos hecho, ininterrumpidamente, excepto el año pasado por la pandemia.

La idea inicial no era hacer un libro, más bien recopilar mis dibujos para distribuirlos en el grupo de los que hacemos el Camino, pero la cosa se fue complicando, me animaron a hacer algo más y me metí en esta aventura. Añadí texto a las ilustraciones, que era lo primero que pensé.

¿Cómo son esas ilustraciones que están en el origen de la obra?

Hay muchas ilustraciones que están hechas in situ, otras son reproducciones de apuntes o fotografías que he ido tomando. Todos son las ilustraciones son de lugares muy significativos de los distintos Caminos que hemos hecho y tienen un encanto especial, por eso las elegí. Son dibujos a plumilla y acuarelas.  

¿Qué le llamó la atención para fijarse en un determinado paisaje o monumento?

Me dejé guiar por el entorno del paisaje o el detalle de lo que estaba observando, también por el significado que tiene para el Camino. La elección es muy personal. 

¿A lo largo de cuántos años reunió el material?

Reuní el material a lo largo de 18 años de Camino de Santiago. Siempre me llamó mucho la atención el Camino, estaba en mi subconsciente y mi intención era hacerlo. Entonces, en 2004 intenté organizarlo en el Colegio de Psicólogos, del que formaba parte, y lo hicimos, también con un grupo de amigos y familiares. Nos impactó tanto que decidimos repetir y, de esa manera, lo hemos ido reiterando. 

¿Los textos también los escribió sobre el terreno?

A lo largo de los años he cogido también muchas notas de cosas que me han parecido interesantes o me han llamado la atención o de lo que nos  ha ocurrido y luego, he hecho memoria de otras cosas interesantes para incluirlas. 

Escribía sobre la marcha, soy muy impulsivo a la hora de hacerlo, luego más tranquilo en casa, desarrollamos todos los textos.  

¿Una guía para el viajero?

No he intentado hacer una guía del Camino de Santiago, porque hay muchas y muy buenas publicadas. Lo que pasa es que en la descripción de cada año he incluido alojamientos, personas que han participado y ruta con kilómetros. Faltaba un detalle para que pudiera ser una guía para realizar el Camino y la he completado haciendo también unos perfiles de los tramos del Camino, de la salida a la llegada, con los metros de altitud y los kilómetros referidos, entonces el libro sirve como guía práctica, si quiere alguien utilizarlo así.

Es como digo, El Camino de Santiago con mochila y pincel, para hacerlo andando, claro. Está andado por distintos Caminos por supuesto, empezamos por el Francés y terminamos este año en el Camino del Baztán. 

¿Cuál es el que más le gusta al autor?

Para mí es muy difícil significarlos porque me gustan todos los Caminos, de verdad, me han encantado. El Francés, como fue el primero, es muy especial, sin duda. Por aquí pasan también algunos que pensamos hacer.  

¿En quién pensó con esta obra?

Como te decía, en principio solo pensé en las ilustraciones y un grupo de gente muy concreto,  pero al darle forma de libro, con descripciones en detalle, creo que es una obra que se puede leer bien, para cualquier persona interesada en el Camino de Santiago.