El CP Villarrobledo cayó en el Nuevo Arcángel

Área11
-

2
Córdoba CF
0
CP Villarrobledo
Finalizado
La pegada de los andaluces fue suficiente para imponerse a un conjunto manchego que compitió pero que no fue capaz de sacar nada positivo en su visita al estadio del Córdoba

Agus Alonso trata de controlar un balón ante un defensa del Córdoba. - Foto: Área11

En una fría tarde de noviembre, El Arcángel acogía el encuentro Córdoba CF – Villarrobledo, o lo que es lo mismo, el mejor local contra el mejor visitante de la clasificación. El estadio califal, en las 48 horas anteriores al duelo, fue tomado por la Guardia Civil para practicar registros por los ilícitos cometidos por el presidente Jesús León, el cual acabó detenido pero el balón volvía a rodar tras todo el ruido extradeportivo.
Como decimos, el duelo, llegaba para los locales en una convulsa semana en la que en la ciudad se habló de todo excepto de fútbol, cosa de la que intentaron abstraerse como pudieron los pupilos de Raúl Agné. En el bando manchego, con Jesús Castellanos a la cabeza, llegaban a Córdoba con la firme intención de aprovechar las dudas que podrían haber surgido tras esas horas convulsas.

Fue justo antes del pitido final para irse al descanso, cuando Javi Flores elaboró una jugada espectacular que se encargó de materializar Juanto Ortuño en su vuelta a la titularidad. Un gol en el 41’ que fue más que un balón entrando en una red. Un tanto que significó el delirio de una afición que vivió durante varios días con el corazón en un puño, con los ojos vidriosos y con la ansiedad e incertidumbre de no saber lo que pasaba con su patrimonio más querido, la herencia a sus hijos transformada en el equipo de su ciudad. Una escuadra que sobrevive y se hace grande en la oscuridad de sus dirigentes.
Y a la vuelta del descanso, con el Córdoba en estado gracia y con su líder en el campo después de varias comparecencias lesionado, llegó el segundo del encuentro gracias a un gol de Javi Flores (49’). Segundo tanto crucial para sumar tres puntos importantes en una clasificación del grupo IV de Segunda B, en la que el cuadro califal todavía no ha dicho su última palabra.