Una España de pactos

L.O.- J.M.F (SPC)
-
Una España de pactos

El veredicto de las urnas del 26 de mayo dictaminó que prácticamente no haya Gobiernos regionales monocolores, por lo que los acuerdos tendrán que ser a dos bandas como mínimo con un Ciudadanos que puede mirar a izquierda y derecha

Dos semanas después de las elecciones autonómicas, solo Castilla-La Mancha y Extremadura tienen un presidente seguro, dado que Guillermo Fernández-Vara y Emiliano García-Page obtuvieron mayoría absoluta. En las otras 10 comunidades en las que se celebraron comicios serán necesarios pactos y es más que probable que, a diferencia de lo que ocurrió en 2015, proliferen los Gobiernos de coalición. En ese punto, Ciudadanos tiene mucho que decir, ya que puede formar parte de los Ejecutivos de Madrid, Castilla y León, Murcia y Aragón. 
No se cansan de repetir los de Albert Rivera que el PP es su socio preferente, aunque «excepcionalmente» se abren a pactos con los socialistas si se desmarcan de la política territorial de Pedro Sánchez. En ese punto, solo gozan de su simpatía García-Page, Fernández-Vara y Lambán.
Pero además de estas cuatro comunidades, otras dos mantienen una situación compleja. Son los casos de Navarra, donde los socialistas chocaron el pasado lunes con Ferraz, que teme que el PSN traspase la línea roja al negociar la abstención de Bildu para una hipotética investidura de su candidata, y Canarias, que ha iniciado una frenética ronda de conversaciones para liderar un Gobierno estable, con todos menos con CC, que denunció recientemente a su candidato.
Otras comunidades que el 26 de mayo celebraron elecciones como Asturias, Baleares y La Rioja dan por descontado presidentes socialistas y se centran ahora en decidir quién es mejor socio para los próximos cuatros años.
Ni qué decir tiene que los posibles acuerdos de La Moncloa puedan tener su reflejo en los Gabinetes autonómicos. Solo es cuestión de matemáticas. 

Aragón: Lambán no las tiene todas consigo para poder revalidar su mandato

Las cuentas, en teoría, salían: PP (16), Cs (12), Vox (3) y PAR (3) para acabar con la Presidencia socialista de Javier Lambán, que experimentó el 26-M una fuerte subida, de 18 a 24 escaños. No obstante, las esperanzas de Casado se diluyeron el pasado viernes cuando los máximos dirigentes del PSOE y del Partido Aragonés sellaron un pacto para conformar Gobierno en la región, que cierra el paso a un Ejecutivo de la derecha, aunque es todavía insuficiente para garantizar la investidura del zaragozano. De ahí que los socialistas quieran sumar ahora el apoyo de Cs. Pero los naranjas se niegan a negociar. Prefieren pactar con el PP, gracias al apoyo de Vox y el PAR. Sin embargo, este partido no quiere unir su sino al de la formación de Santiago Abascal. Por eso, los populares no descartan permitir que Daniel Pérez Calvo, candidato naranja, sea presidente de Aragón, aseguran fuentes de Génova. Luis María Beamonte, líder regional del PP, sería vicepresidente.

Asturias: El sucesor de Javier Fernández no tiene rival, pero busca un socio

Algunos creían que la retirada del carismático presidente en funciones del Principado de Asturias, Javier Fernández (que apoyó a Rajoy tras la caída en desgracia de Pedro Sánchez), iba a suponer una sangría de votos para los socialistas. Pero nada más lejos de la realidad, y es que, por inercia, los resultados del 28-A empujaron a los del pasado 26 de mayo, con una fuerte subida del PSOE (de 14 a 20 escaños). La posible amenaza de PP, Ciudadanos, Foro y Vox no le inquieta lo más mínimo. Sí que es cierto que no le vendría mal a Adrián Barbón tener un socio estable. Y eso solo se lo puede dar Podemos, que, pese a perder cinco asientos, es una opción más que interesante... E incluso Cs. Habrá que ver qué partido hará de bisagra de los progresistas. Huele a morado.

Baleares: Francina Armengol se prepara para la reelección con Podemos

No hay que sacar la calculadora en las Islas Baleares. La socialista Francina Armengol, que ha pasado de 15 a 19 escaños, solo necesita a Podemos (6) para seguir al frente de la Comunidad, dado que sus relaciones con Ciudadanos   (5) no son nada buenas. De hecho, los naranjas han denunciado sistemáticamente, como ha hecho el PP, la política lingüística en el archipiélago. Esta semana los socialistas abrieron la ronda de contactos con nacionalistas de Mès y Podemos para hablar ya de programa de Gobierno, por lo que a nadie le debería extrañar que haya fumata blanca en cuestión de días. Los de Pablo Iglesias entrarán sí o sí en el Ejecutivo autonómica, algo que no hizo la pasada legislatura, si bien influyó mucho en Armengol. Desgraciadamente para los morados, este escenario no se da en La Moncloa. 

Canarias: Coalición Canaria y el PSOE están condenados a entenderse

Pese a su pequeña representación en el Congreso -dos diputados-, Coalición Canaria siempre ha tenido un rol importante en los Gobiernos del PP y PSOE, y en las islas manda desde hace 26 años. La victoria socialista es una carta valiosísima para Sánchez. Además, la imputación por prevaricación del candidato de CC y presidente en funciones, Fernando Clavijo, facilita más las cosas porque Cs, que tiene por norma no apoyar a procesados, no será aliado. A esto hay sumarle que el aspirante del PSOE, Ángel Víctor Torres, se enfrenta a una denuncia de CC por la gestión de un pabellón. Aunque los progresistas no hayan querido reunirse con los nacionalistas, están condenados a entenderse... a no ser que el listón de la mayoría absoluta baje en Madrid si Rull, Turull y Sànchez no renuncian a sus actas de diputado. Entonces, CC no es necesaria.

Cantabria: Revilla será octogenario al frente de la región gracias a los socialistas

De récord Guinness. El líder del PRC, Miguel Ángel Revilla, a sus 76 años, tiene todas las papeletas para seguir en el poder en Cantabria, donde lleva 12 si sumamos sus dos etapas. Esta vez no podrá contar con Podemos, que ha sido borrado del mapa por el empuje del PSOE, que es juez en la contienda. Obviamente, Pedro Sánchez necesita al veteranísimo político para gobernar, y viceversa. Eso sí, el de Polaciones le ha puesto una condición:que el AVE llegue de una vez a Cantabria. Sería una inyección de 1.400 millones para la región, que se sumarían a los 121 para reconstruir el hospital de Valdecilla, pero La Moncloa bien lo merece. El único político de este partido en la Cámara Baja, José María Mazón, le comentó al Rey el pasado miércoles, en la ronda de consultas, que es la condición que le imponen a los socialistas. Así, lo normal es que Revilla disfrute de tranquilidad, y puede que hasta prepare el relevo. 

Castilla- La Mancha: Page tiene garantizados cuatro años de absoluta tranquilidad

La mayoría absoluta conseguida por el PSOE, que aplastó literalmente al PP -19 a 10, cuando en 2015 perdió por 15 a 16-, permite al presidente en funciones de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, afrontar con muchísima tranquilidad los próximos cuatro años. Resulta curioso que el barón socialista forme parte del pequeño grupo de dirigentes del bloque progresista con el que Ciudadanos, que ha irrumpido con mucha fuerza en el Parlamento regional con cuatro asientos, hubiera estado encantado de rubricar alianzas por su falta de sintonía con el sanchismo. Quizás por eso mismo, el toledano, que ha visto su figura muy reforzada en el seno del partido, podrá seguir discrepando abiertamente sobre la hoja de ruta de Ferraz. Recientemente, aconsejó a Pedro Sánchez que no se aliara con Podemos y sí con Ciudadanos al tiempo que defendió el «reseteo» de su líder, algo que no gustó nada en la cúpula. 

Castilla y León: Mañueco confía en un pacto con Cs pero los naranjas marcan su precio

En Castilla y León, la primera reunión formal entre el PP y Ciudadanos tras las elecciones del 26 de mayo se celebró el pasado miércoles y la conclusión de unos y otros es que el popular Alfonso Fernández Mañueco se perfila como presidente de una región que en Génova consideran clave por tratarse de uno de sus feudos históricos, donde ha gobernado en solitario durante más de tres décadas. Sin embargo, a pesar del descalabro en las urnas, todo indica que los populares conservarán el poder, a pesar de que en los días posteriores a las elecciones, el candidato naranja, Francisco Igea, hacía temblar los cimientos del PP al mostrar su inclinación por hacer presidente al socialista Luis Tudanca, vencedor en los comicios. En ello insistió ayer, reiterando que los conservadores deben aceptar su propuesta de regeneración sobre limitaciones de los mandatos.

Madrid: Ayuso gobernará si convence a Vox o a Ciudadanos para que cedan

El guion parecía claro. PP y Ciudadanos llegaban a un acuerdo y luego, aparte, los populares firmaban una alianza de investidura con Vox, a los que los naranjas no quieren ver ni en pintura... ni en foto. En resumidas cuentas, un pacto a la andaluza. Pero los de Abascal han dicho Hasta aquí hemos llegado. Yes que entienden que no tienen que esconderse de nada, por eso cargan una y otra vez contra Cs, amenazando con retirarse de cualquier  tipo de negociación. Pero seguro que su electorado no le perdonaría que dejara que Carmena siguiera en el Ayuntamiento y Gabilondo se hiciera con la Comunidad. Liberales y conservadores tienen todo muy avanzado, por lo que tendrá que ser Génova la que calme a Vox. Mientras, Isabel Díaz Ayuso roza con los dedos el Ejecutivo regional, pero no así Martínez Almeida el Ayuntamiento. Parece que Cs lo ansía. 

Extremadura: Fernández Vara ‘se libra’ de los morados y gobernará en solitario

Después de una legislatura llena de sobresaltos por sus desencuentros con Podemos, socio necesario para alcanzar la mayoría en el Parlamento de Mérida, el socialista Guillermo Fernández Vara consiguió el pasado 26 de mayo una amplia victoria en las urnas que le permitirá seguir en el poder y, esta vez, en solitario. Un triunfo, con 34 escaños (14 más que el PP, la segunda fuerza más respaldada) recuerda, incluso, a la época en la que Juan Carlos Rodríguez Ibarra presidía la región. Eso sí, el barón socialista, papel que se ve acrecentado con esta victoria en las elecciones, tendrá que lidiar con que las dos grandes ciudades de la autonomía, Cáceres y Badajoz, sean gobernadas por la derecha, aunque esta circunstancia está todavía en el aire. En ambas localidades, la alianza de PP, Cs y Vox daría los concejales suficientes para ostentar la Alcaldía.

La Rioja: Un Ejecutivo progresista tras más de dos décadas de poder popular

Después de ostentar el poder durante 24 años, el PP perderá el poder en La Rioja, aunque ya en las anteriores elecciones regionales de 2015 había estado a punto de salir del Gobierno autonómico. Sin embargo, el paso a un lado del líder popular Pedro Sanz, tras ser vetado por Ciudadanos, lo evitó.  Cuatro años más tarde, a los conservadores no les salen las cuentas para seguir dirigiendo la Comunidad, ya que aunque lograsen un acuerdo con los naranjas, la unión de ambas fuerzas se quedaría a un escaño de la mayoría absoluta. Así pues, el PSOE, vencedor en las urnas, se pondrá al frente del Ejecutivo con el apoyo de Podemos. Aún se negocia, eso sí, si los morados entrarán a formar parte del Gobierno o si solo apoyarán la investidura de Concha Andreu y permanecerán en la oposición, con respaldos puntuales en votaciones fundamentales como la de los Presupuestos autonómicos.

Murcia: La ‘llave naranja’ decidirá el color del Gabinete, con Vox como juez 

Aunque el PSOE ganó las elecciones, el presidente en funciones y líder del PP regional, Fernando López Miras, está pendiente de Madrid para ver si Cs se inclinará por un pacto con los populares o si, por el contrario, preferirá dar el poder a los socialistas. Y es que lo naranjas tienen la llave del Gobierno autonómico. La suma de sus seis escaños con los logrados por el PSOE lograría la mayoría absoluta, mientras que en el caso de aliarse con los populares, la unión necesitaría también el apoyo de, al menos, un parlamentario de Vox. Precisamente, el recelo del partido de Albert Rivera a negociar con la formación de Santiago Abascal es lo que mantiene en el aire el color del Ejecutivo.
De momento, Cs ya ha puesto en marcha el comité de negociación en Murcia, que, según remarcó, tendrá la regeneración como objetivo prioritario. Los naranjas, sin embargo, no han desvelado si su respaldo irá para López Miras o para el socialista Diego Conesa.

Navarra: Chivite desafía a Ferraz al no tener problemas para pactar con Bildu

Máxima emoción en Navarra. El bloque formado por PP, UPN y Ciudadanos -Navarra Suma- ganó con holgura con 19 escaños, insuficiente para gobernar en solitario, sobre todo teniendo en cuenta que el resto de fuerzas en el Parlamento -cinco- son de izquierdas. María Chivite, la líder del PSN, que obtuvo 11 diputados -en 2015 se quedó en siete-, quiere el poder a toda costa, aun desobedeciendo a Ferraz, que ha puesto una línea roja:Bildu, que tiene ocho asientos y cuyo papel es decisivo en forma de abstención. Desde el PSOE no se cansan de decir que no gobernarán con los abertzales, pero basta tirar de hemeroteca para comprobar que en la moción de censura a Rajoy, Sánchez tuvo el apoyo -en teoría gratuito- de Bildu y los secesionistas catalanes. UPN, a la desesperada, le ha hecho esta oferta: favorece la investidura  si los socialistas navarros no atienden a los independentistas.