El PP promete ser «un dique de contención» para la región

L.G.E.
-

Los diputados nacionales Carmen Riolobos y Vicente Tirado temen una «financiación de segunda» para Castilla-La Mancha en beneficio de otros territorios claves para la investidura como Cataluña o Teruel

El PP promete ser «un dique de contención» para la región

A la vez que pronosticaban un futuro cercano con más paro, más crisis, menos inversiones y menos financiación para Castilla-La Mancha, los diputados nacional del PP quisieron lanzar esta mañana un mensaje de «optimismo y esperanza», como avanzó Vicente Tirado en rueda de prensa. «Casado y Núñez van a trabajar para que Castilla-La Mancha sea una región de primera», aseguró. Dice que lo harán «actuando en positivo» y trabajando «desde la moderación y el centro político para hacer una alternativa».
Carmen Riolobos también prometió que el «PP va a ser el dique de contención del daño de Sánchez a nuestra tierra». Y cree que ese ‘daño’ puede venir en áreas sensibles como la agricultura y también con perjuicios en el ámbito de las inversiones que puedan escasear en los presupuestos o de una financiación baja.
Tirado teme para Castilla-La Mancha una «financiación de segunda» cuando se aborde esta cuestión en beneficio de los territorios que han sido indispensables para la investidura de Sánchez, poniendo como ejemplo Cataluña o Teruel. Se refirió en concreto al acuerdo alcanzado entre el PSOE y Compromís, que es un partido valenciano, porque señala que recoge unas demandas de financiación que no contemplan la dispersión geográfica, algo clave para Castilla-La Mancha.
Y lo mismo se espera a la hora de hablar de infraestructuras e inversiones. «Será ERC el que decida si el dinero va a Tarragona, Lérida, Gerona y Barcelona o si va a Toledo, Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara», comentó.
Pero los diputados del PP no solo prometen actuar cuando Castilla-La Mancha se vea perjudicada. Tirado aseguró que también intervendrán para «que todos aquellos actos que pongan en peligro la unidad de España y la Constitución no sean irreversibles». Riolobos apostilló que en la sesión de investidura del Congreso «se podía cantar el Réquiem por la Constitución».