«Mi peor día puede llegar a convertirse en el mejor»

V.M.
-

«Todo lo que nos pasa ocurre porque necesitamos aprenderlo o cambiarlo»

Luis García Ruiz, autor de 'Empieza a vivir ahora'. - Foto: Rubén Serrallé

La capacidad del ser humano de afrontar una existencia llena de oportunidades es el eje conductor del primer libro de Luis García Ruiz, Empieza a vivir ahora, una obra que puede englobarse en el género de autoayuda y presentaba recientemente en Librería Popular. Nacido hace en Puertollano (1983), pero afincado en Albacete desde niño, este ingeniero informático resume su actitud ante la vida desde que le diagnosticaron hace seis años que sufría esclerosis múltiple. 
¿Es una forma de hacer un balance lo más constructivo posible de ese período?
Uno de los objetivos de la obra es contribuir a que esta enfermedad tenga mayor visibilidad en la sociedad. En mi caso, me enteré de la enfermedad meses después de comenzar a sentir calambres y perder la visión del ojo izquierdo cuando jugaba un partido de la Liga de Fútbol Sala en el IMD. Me empezaron a hacer pruebas en el hospital y, tras un  proceso lento, me comunicaron finalmente el diagnóstico en la Feria de 2013. 
¿Cómo afrontó la noticia?
Al principio te dices que no puede ser verdad y piensas que es un error, te preguntas «¿por qué a mí?». Pasó un período de dos años hasta que logré asumirlo, vi una película de un caso real 100 metros, que cuenta cómo Ramón Arroyo llega a hacerse un ironman y me dije: «si él puede yo también». Volví a practicar deporte, además estaba vinculado al Albacete Balompié, me quité el cartel de «no puedo» corriendo la Media Maratón de  Albacete en 2017, y comencé a leer de forma ávida tras terminar El monje que vendió su Ferrari, de R Sharma, lectura que me recomendó una amiga, y desde entonces pasé de no haber leído nada a devorar un libro al día.
¿Cuándo decide publicar su primera obra?

Desde el primer momento tuve claro que iba a escribir un libro sobre lo que me estaba pasando, digamos que como una especie de proceso de sanación. Lo que intento reflejar en la obra es que la vida en sí es un aprendizaje y todo lo que nos pasa ocurre porque necesitamos aprenderlo o cambiarlo. Digamos que la sociedad nos ha educastrado  a culpabilizar lo que nos pasa en algo externo, la propia enfermedad se nos dice que es incurable, cuando etimológicamente eso significa curable desde el interior de uno mismo, en ese sentido profundicé en campos de autoayuda, desarrollo y superación personal y me propuso poder motivar e inspirar a otras personas. Coincidí en Barcelona con Lain García Calvo, uno de los autores de autoayuda que más vende, leí todos sus libros y  años después, por causalidad, fue él quien escribió el prólogo de la obra.
¿Busca evitar prejuicios?
Desde pequeños en el colegio nos han enseñado lo que es bueno y malo, negro y blanco, nos han puesto etiquetas, la chapa a la que me refiero en el libro, y no hay casualidades sino causalidades, digamos que mi peor día puede llegar a convertirse en el mejor.
Se basa en citas para ir desarrollando premisas y concejos útiles.
Sí, es una estructura continuada que parte de una cita  don un determinada significado y paso del por qué al para qué, en lugar de afrontar las cosas con victimismo, verlas desde la responsabilidad, reflejándose todo también en fábulas con un sentido que nos ayuda a extraer moralejas, en ese sentido no es un libro teórico, sino para ponerlo en práctica.
Finalmente, ¿cómo se encuentra a día de hoy?
Sigo un tratamiento semanal y a día de hoy llevo una vida más que normal, extraordinaria, hago más cosas, aprovechó más el tiempo y otro de los porqués de mi fuerza interior es que fui padre hace 11 meses.