scorecardresearch

El decano de Enfermería de Cuenca ya es académico

T.R
-

El doctor Vicente Martínez Vizcaíno, catedrático de la UCLM e investigador, habló de la Medicina basada en la evidencia y del paciente como centro de la atención

El decano de Enfermería de Cuenca durante su discurso de entrada en la Academia. - Foto: José Miguel Esparcia

El único catedrático de Facultad de Enfermería de Cuenca, Vicente  Martínez Vizcaíno, de profesión médico especialista en Medicina de Familia e investigador, que además es el director del Centro de Investigación de Estudios Sociosanitarios Universitarios acaba de ingresar esta tarde en la Academia de Medicina de Castilla-La Mancha, con la medalla número 28 de las Ciencias Fundamentales, en un acto celebrado en el antiguo Ayuntamiento. Su discurso de entrada se centró en La Medicina basada en la evidencia. ¿Un paradigma de práctica clínica en crisis?. Tras repasar cómo surgió este movimiento en los años 90 y cuestionar las críticas surgidas al respecto en estos años, el nuevo académico también habló de los retos futuros.

Natural de la localidad conquense de Ledaña, el doctor Martínez Vizcaíno, aseguró que el de ayer fue un día muy importante «porque significa entrar en una Academia es y cada vez será más importantes, y es un reconocimiento a mi trabajo a mi labor como catedrático universitario y a mi tarea como investigador en los últimos 20 años, reconocimiento también extensivo a todas las personas que me han acompañado estos años para contribuir al conocimiento científico de esta región y de la Medicina».

A sus 65 años, este médico que abandonó hace ya muchos años su puesto como especialista de Familia en su centro de salud de Tarancón para dedicarse a la investigación, en concreto a estudiar estudiar los factores de riesgo cardiovascular en niños, dedica ahora su tiempo a conocer los efectos de la actividad física en la salud de la población.

En su intervención explicó que la medicina basada en la evidencia «consiste en aplicar a la práctica médica en la atención de un paciente la experiencia del profesional y los valores y creencias de los pacientes junto con las mejores evidencias científicas para tomar las mejores decisiones posibles». Anteriormente a este movimiento, recordó que las decisiones en el abordaje del problema de salud de un paciente se basaban en la experiencia del médico, pero se limitaban a eso «y al número de pacientes que cada profesional atendía».

El nuevo académico también dirigió otra parte de su alocución a advertir sobre la proliferación  ingente en los últimos años de revistas científicas en el ámbito de la medicina, así como que muchas de ellas no son fuentes fiables, de tal forma que «hay ciencia con conflicto de interés», apuntó.