Excarcelado el etarra Ugarte, secuestrador de Ortega Lara

EFE
-

El guipuzcoano termina una condena de 22 años por los delitos de secuestro terrorista y asesinato alevoso en grado de conspiración, con la agravante de ensañamiento

Excarcelado el etarra Ugarte, secuestrador de Ortega Lara - Foto: ETXERAT

El preso de ETA Xabier Ugarte Villar ha salido este domingo de la cárcel de Topas (Salamanca) tras cumplir 22 años de condena por varios delitos, entre otros el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, el más largo de la historia de la organización terrorista.
La asociación de familiares de presos de ETA Etxerat ha informado de que Ugarte ha abandonado esta mañana la prisión, 22 años después de su detención, el 1 de julio de 1997, el día en el que la Guardia Civil liberó a Ortega Lara tras 532 días secuestrado.
Aquella madrugada la Guardia Civil detuvo a Ugarte en Oñati, su localidad natal, en una operación en la que apresó también a José Miguel Gaztelu Ochandorena, José Luis Erostegi Bidaguren y Josu Uribeetxeberria Bolinaga.
Xabier Ugarte Villar fue juzgado por estos hechos y el 29 de junio de 1998 fue condenado, al igual que sus compañeros de comando, a una pena de 32 años de cárcel por "secuestro terrorista y asesinato alevoso en grado de conspiración", ambos delitos con la agravante de ensañamiento.
La sentencia destacó que los procesados asumieron voluntariamente que Ortega Lara iba a morir como consecuencia del larguísimo encierro y de la insalubridad del zulo excavado en una lonja de Arrasate en la que mantuvieron oculto al funcionario de prisiones.
Durante el juicio, Ugarte y el resto de acusados reconocieron haber participado en el secuestro pero negaron que su intención fuera dejar morir Ortega Lara en el zulo de Arrasate.
En noviembre de 1998 Ugarte fue condenado a 14 años de prisión por el secuestro del industrial Julio Iglesias Zamora, que se prolongó entre el 5 de julio y el 29 de octubre de 1993 y para el que los terroristas utilizaron el mismo escondrijo de Arrasate en el que años después ocultaron a Ortega Lara. Por construir este zulo, la Audiencia Nacional lo volvió a condenar, esta vez a 36 años de cárcel, en noviembre de 2000.