El portero de un pub niega que golpeara a un cliente

Josechu Guillamón
-
Imagen del acusado en un instante del juicio. - Foto: J.G.

La fiscal solicita para él una pena de ocho años de cárcel y la acusación particular pide 10 años

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha acogido esta mañana la primera sesión del juicio contra el portero de un pub de la calle Concepción, para el que la acusación particular pide una pena de 10 años de cárcel, por golpear a un cliente y dejarle sin el sentido del olfato. En su declaración, el acusado, E.M.R., ha manifestado que en la Nochebuena de 2015 se encontraba trabajando de portero en un pub, cuando el denunciante le dio un chillido. Cuándo le pregúntó por qué hacía eso, él le respondió que porque "le salía de los cojones". Momentos después, según el acusado, el denunciante trató de golpearle con una botella en la cabeza, pero una chica le avisó y pudo protegerse parcialmente la cara, por lo que sólo le golpeó en el pómulo. Entonces trató de reducirlo, pero los amigos del denunciante intentaban agarrarle y finalmente le tiraron al suelo. Tras levantarse, al tratar de reducirlo el denunciante cayó al suelo en el forcejeo y luego se marchó, sin que le golpeara él en ningún momento. De hecho el portero ha afirmado que trató de denunciarlo porque la presunta víctima le había intentado atacar con la botella rota y le había rajado la americana, pero cuando descubrió quien era y lo puso en conocimiento de su empresa, la abogada no denunció, aunque él pensaba que lo había hecho. Por su parte, el acusado afirmó que iba muy bebido y que no recordaba nada.