Noche de ilusión

V.M.
-
Los Reyes Magos de Oriente posan junto a algunos de sus pajes en la puerta de la centenaria plaza de toros albacetense. - Foto: Rubén Serrallé

Miles de albacetenses presencian el desfile de Melchor, Gaspar y Baltasar por las calles del centro de la capital, que llegaron unaño más con toneladas de regalos para niños y adultos que fueron repartidos durante la noche por la comitiva real

Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente no faltaron a su cita con los albacetenses y repartieron toneladas de ilusión entre niños y adultos. Los ilustres visitantes estuvieron desde primera hora de la mañana recibiendo las últimas cartas de los más pequeños en el vestíbulo de la Casa Consistorial y después emprendieron visitas ya tradicionales para compartir unos momentos con los ancianos y las personas más necesitadas en Institución Sagrado Corazón de Jesús, el popular Cotolengo, en Asprona y en el Asilo de San Antón, lugar desde el que comenzó la Cabalgata de Reyes.

Melchor, Gaspar y Baltasar tuvieron su primer gran baño de multitudes pasadas las cinco de una soleada tarde en la plaza de toros de la capital, donde se dirigieron para saludar a todos los pequeños que desde una hora antes disfrutaban e un espectáculo infantil denominado Papanú. Tras bajar de los coches de caballos, los Monarcas saludaron desde el coso a los presentes antes de iniciar el recorrido por el centro urbano.

Sus Majestades derrocharon afabilidad y cercanía, no cesando de dirigirse a los más pequeños, tal y como también hicieron en su primera entrada a la ciudad el jueves, concretamente a la Catedral, donde adoraron al Niño Jesús, recibieron las primeras cartas de los niños y reconocieron sentirse muy contentos de regresar a Albacete y deseosos de repartir su cargamento de regalos.

Nada más dejar la centenaria plaza de toros y después de repartir también obsequios entre los residentes del Asilo San Antón, los Magos de Oriente subieron a sus carrozas para iniciar la Cabalgata de Reyes que cubrió el itinerario tradicional: Avenida de España, Plaza de Gabriel Lodares, calles Tesifonte Gallego, Marqués de Molins, Altozano y Martínez Villena, hasta desembocar finalmente en el Ayuntamiento.

El desfile, que abría la Policía Local, contó en esta ocasión con una decena de movimientos, entre carrozas, espectáculos de danza, animación, música y populares personajes infantiles.

Así, en primer lugar podía verse la Estrella de Oriente que indicó a Sus Majestades el itinerario a seguir y un pasacalles infantil inspirado en el célebre cuento clásico de La bella y la bestia.

(Más información en la edición impresa).