La inmigración asiática es la única que sigue viniendo a la región

LUIS J. GÓMEZ
-

Según los últimos datos del padrón, Castilla-La Mancha ha perdido en un año 8.907 rumanos, 1.028 búlgaros, 729 marroquíes, 692 ecuatorianos y 680 bolivianos

La inmigración asiática es la única que sigue viniendo a la región - Foto: Yolanda Redondo

En sólo un año Castilla-La Mancha ha perdido el 6% de su población inmigrante, que ha caído en 14.136 empadronados a fecha 1 de enero de 2013. De forma generalizada ha bajado el número de habitantes extranjeros de casi todos los países. Pero también hay algunas excepciones, que se concentran de forma mayoritaria en Asia. Es el único continente que el año pasado siguió enviando inmigrantes a Castilla-La Mancha.
China ha sido el país en el que más ha crecido su población inmigrante en la región, subiendo en 309 empadronados (ya son 4.878). Le sigue Bangladesh, que ha experimentado en 2012 una subida importante. Ha pasado de 203 empadronados a 362, es decir 159 más. En sólo un año su presencia en Castilla-La Mancha ha crecido un 78%, aunque sigue siendo pequeña. También en 2012 ha crecido el número de paquistaníes que han llegado a la región. Ha subido en 146, de modo que ya hay empadronados 1.283 inmigrantes de Pakistán. La presencia de otras nacionalidades no es muy importante, aunque también es significativo que la población de India no ha caído, sino que ha subido en 17, llegando a los 401. También han subido de forma muy leve los inmigrantes filipinos, coreanos, iraníes, iraquíes, japoneses, jordanos, kazajos, sirios y tailandeses.
Al margen de los asiáticos, pocos incrementos se ven en el resto de países. Una excepción es la de la República Dominicana, que tiene una notable presencia en Castilla-La Mancha con 5.097 empadronados y que ha ganado 180 en un año. No ha sido lo habitual. La población de los principales países emisores de inmigrantes ha caído en 2012. Hay 523 colombianos menos, de forma que se quedan en 15.029. También se ha reducido la presencia de inmigrantes ecuatorianos en 692, con lo que su población total se queda en 14.949. El número de empadronados de Perú ha caído en 229, de modo que ahora hay un total de 6.657 en la región.
En un año, Castilla-La Mancha ha perdido también 729 marroquíes, aunque en comparación con la caída generalizada no es un  descenso demasiado acusado, ya que se mantiene una población de 31.773 en Castilla-La Mancha. Mucho más pronunciada es la pérdida de población búlgara. Se ha reducido en 1.028, de modo que quedan 7.349 en la región. De todas formas, la palma se la llevan los rumanos, algo lógico teniendo en cuenta que casi la mitad de los inmigrantes de la región proceden de este país comunitario. En 2013 hay 8.907 rumanos menos, pero su presencia sigue siendo la más importante, ya que hay 86.999 empadronados entre las cinco provincias. Curiosamente también hay descensos en países con poca presencia en la región. De los 5 chipriotas que había, ahora quedan 3.