Ellas son el 70% del claustro y el 60% del equipo directivo

L.G.E.
-

La presencia femenina en el profesorado es apabullante en Infantil, con el 96%, y mayoritaria en casi todos los niveles, aunque va bajando según se va avanzando en categorías

Ellas son el 70% del claustro y el 60% del equipo directivo - Foto: Alberto Rodrigo

Fue una lección más de las que han enseñado las institutrices de las novelas victorianas. La enseñanza fue una de las primeras -y de las pocas- puertas que se abrieron a las mujeres para poder trabajar fuera del ámbito familiar. Hoy en día el ámbito de la educación no universitaria es un sector claramente feminizado. Al menos así lo reflejan los datos de Castilla-La Mancha, tanto del ámbito público como del privado, con el último registro que ha publicado la Junta en el apartado de estadísticas del Portal de Educación y que se corresponde al pasado curso.
Ellas representan el 70% del claustro, incluyendo todas las categorías del régimen general, desde Infantil hasta Bachillerato y FP. Del total de 33.199 docentes trabajando en la región, 23.290 son mujeres. La presencia femenina es apabullante en el apartado de Infantil, con un 96,8% (son 5.186 maestras frente a 210 maestros). En cuanto al profesorado tanto de Infantil como Primaria, la presencia femenina pasa a un 82%. En Primaria, ellas representan el 70%. En el caso de Secundaria, baja al 60%, y más lo hace en los profesores tanto de ESO como de Bachillerato, con un 55,44%, aunque ellas todavía son mayoría.
Pero esa mayoría la pierden en los profesores que son solo de Bachillerato. No son muchos, pero en este caso concreto hay 159 hombres frente a 141 mujeres. Y tampoco son mayoría dando clases en Formación Profesional, donde el número de profesoras representa el 48%.
«Es un ámbito muy feminizado, pero a medida que van subiendo los niveles educativos va habiendo más número de hombres docentes», explica la secretaria general de Enseñanza de CCOO en Castilla-La Mancha, Mercedes Gómez, «en Infantil hay pocos, pero ya en Bachillerato, en catedráticos, sí hay más hombres que mujeres». En Formación Profesional, avisa de que la presencia de profesores o profesoras depende mucho del sector laboral al que va enfocado la formación. «Hay sectores mayoritariamente femeninos, como peluquería y estética y otros masculinos como soldadura», reconoce. Gómez explica que desde el sindicato trabajan para que vaya habiendo más mujeres en esas áreas profesionales masculinizadas «y que no sea algo tan marcado».
Al despacho de la jefa de Estudios. Y en el ámbito de la enseñanza ¿hay techo de cristal? Con esa presencia tan destacada de las mujeres no debería haberlo. El caso es que ellas también ocupan la mayoría de los puestos directivos, pero en un porcentaje algo menor. Si ellas son el 70% del profesorado, en el caso de los cargos directivos, tienen en sus manos el 60%.
Gómez apunta que no tiene correlación. Señala que «los equipos directivos suelen estar bastante compuestos por hombres», pero van apreciendo que cada vez el número de mujeres es más alto y que no son raros los centros en los que todo el panel directivo está formado por profesoras. Las estadísticas reflejan que en este caso, el sector privado va algo más adelantado con un porcentaje del 62% de mujeres en cargos directivos, frente al 58% de la pública.
En cuanto a salarios, la responsable de Enseñanza de CCOO explica que en el ámbito público todos los funcionarios cobran lo mismo, pero que sí puede haber una brecha por el efecto de las excedencias o reducciones de jornada por cuidados que suelen cogerse las mujeres y que también se nota en la cotización a la Seguridad Social.