El Albacete aprieta hacia la permanencia

Juan Carrizo
-

El equpo de Alcaraz tiene 11 partidos y medio en apenas seis semanas para mantener la categoría en un final de temporada atípico, frenético y exigente a partes iguales

El Albacete Balompié empezó esta semana a trabajar con el grupo al completo. - Foto: LaLiga

La crisis sanitaria provocada por el covid-19 paralizó España y el mundo, incluido el fútbol. La cantidad de dinero que se mueve a nivel profesional hizo que todos los estamentos pelearan por terminar la temporada, lo que sucederá en las próximas semanas si la situación no se tuerce.
Pero el final de temporada será atípico, frenético y exigente, a partir iguales. Los futbolistas, igual que el resto, han estado confinados en sus casas casi dos meses, con lo que eso significa para su estado físico. Aunque han estado trabajado, no tiene nada que ver con los entrenamientos en el terreno de juego y el parón ha sido casi el doble de lo que suelen tener durante el verano. De ahí que el rendimiento que puedan ofrecer ahora sea toda una incógnita.
Además está por ver si la preparación ha sido suficiente, pues los plazos han sido muy cortos y esas seis semanas como mínimo que marcaban los entrenadores no se han producido. Es más, con la vuelta al trabajo de forma escalonada, primero de forma individual y después por grupos, el Albacete y el Rayo Vallecano, que serán los que abran el melón de la competición, sólo habrá tenido 10 días de trabajo con todo el grupo.
Y lo que viene después es una vorágine de partidos, cada tres o cuatro días, hasta completar las 11 jornadas que restan por disputarse, en las que son muchas cosas las que hay en juego.
El Albacete sin ir más lejos se juega la permanencia. El equipo que la pasada campaña maravilló por su juego y su clasificación, acariciando el ascenso a Primera, no terminó de florecer esta temporada y el técnico Luis Miguel Ramis fue destituido.
Lucas Alcaraz, todo un veterano de los banquillos acostumbrado a lidiar con situaciones complicadas, llegó para intentar mejorar la situación y el camino que llevaba no era malo.
Desde la llegada del granadino el Alba no conoció la derrota, si bien en las cinco jornadas disputas con Alcaraz como técnico sólo se pudo ganar una, la visita del Numancia al Carlos Belmonte (2-1). Los demás fueron empates, curiosamente todos con el mismo resultado 1-1, evidenciando los problemas del equipo tanto para mantener la portería a cero como para marcar goles.
El Albacete afronta la recta final fuera de la zona de descenso, aunque empatado con 35 puntos con el equipo que la abre, el Deportivo de la Coruña, aunque obviamente con un partido menos, el que tiene que terminar el próximo miércoles en Vallecas.
Con el 0-0 que campea en el marcador y teniendo que jugar con un hombre menos, ese punto puede valer su peso en oro si se logran conservar, lo que no será fácil frente al Rayo que apura sus opciones de meterse en la lucha por la promoción de ascenso.

 

(Más información en la edición impresa)