El turismo rural albacetense creció en mayo

A.G
-

El aumento interanual de pernoctaciones fue del 6,2%, con una mayor presencia de turistas foráneos

Imagen de archivo de una casa rural castellano-manchega. - Foto: Javier Pozo

Tras el parón motivado por una Semana Santa lluviosa, el sector del turismo rural albacetense recuperó en mayo su tendencia de crecimiento, de acuerdo a las cifras publicadas recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Los alojamientos rurales de la provincia registraron 9.774 pernoctaciones en el quinto del mes del año, lo que supone un aumento del 6,2% con respecto a las de mayo de 2018, que fueron 9.201. El alza en este periodo ha sido constante en los últimos años y, por ejemplo, el incremento es de casi un 30% si se compara con las cifras de hace un lustro, cuando las estancias en mayo de 2015 fueron 7.530.
En cuanto al número de viajeros, las personas alojadas en los establecimientos rurales albacetenses fueron 4.474, con un aumento algo inferior al de las pernoctaciones con respecto al año anterior (del 4,5%). Cabe destacar la presencia de 397 viajeros extranjeros (8,8% del total), una cifra que puede resultar baja, pero atiende a un notable incremento con respecto a informes anteriores, donde el número de no residentes era anecdótico.
Con esos datos, la estancia media en los alojamientos fue de 2,18 días, recuperándose levemente tras haberse quedado por debajo de las dos jornadas en 2017. 
El grado de ocupación de las plazas hosteleras de categoría rural fue del 16,9% en los fines de semana, bajando al 6,8% en el cálculo total del mes.
En el ámbito de la comunidad autónoma, Albacete no fue esta vez la provincia más visitada por los turistas rurales, sino la tercera. Superaron sus cifras Guadalajara, con 11.924 pernoctaciones, y Toledo, con 11.032. Por debajo se situaron Cuenca (9.218 y la mayor presencia internacional) y Ciudad Real (6.808).