La provincia dobla la tasa media de embarazos juveniles

M.D.M.
-

Mediadores sociales reclaman más recursos para frenar los casos de chicas que se van a vivir con hombres mayores

La provincia dobla la tasa media de embarazos juveniles - Foto: Jesús J. Matías

La provincia de Albacete registró 3.040 nacimientos durante el pasado año 2018 y, de ellos, hasta 37 fueron de una madre que tenía 17 años o menos, es decir, que el 1,2% de los embarazos que se dieron en esta provincia fueron en menores de edad.
Los datos aparecen reflejados en el informe que recientemente publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre natalidad y mortalidad en la provincia de Albacete y suponen que la tasa de embarazos en los que la madre es menor dobla en esta provincia la media nacional, que en 2018 se situó en el 0,5%, según el mismo informe.
En todo el país, hubo 372.777 nacimientos, 2.147 partos donde la madre era menor de edad.
La media en Albacete supera también la tasa regional, que se situó en el 0,7% de madres menores de edad, con 114 de los 15.845 partos que se registraron en toda Castilla-La Mancha.
Los datos del INE también reflejan que, en 2018, hubo una niña que fue madre con menos de 15 años y hasta cinco que tuvieron a sus hijos, en Albacete, con sólo 15 años de edad. Hasta 11 madres tenían 16 años y otras 18 tenían 17 años al ser madres.
Frente a las 37 madres que dieron a luz antes de haber cumplido la mayoría de edad, en la provincia de Albacete, sólo 12 de los padres eran también menores, en un caso menor de 15 años, en dos casos de 15 años; en tres de 16 años y en seis casos más de 17 años.
Datos que reflejan una realidad sobre la que, principalmente en los últimos meses y como ya recogimos en su momento en este diario, viene advirtiendo la dirección del colegio Diocesano de Albacete, que lleva años trabajando para prevenir los embarazos entre adolescentes, al igual que hacen también en los colegios La Paz y Ave María, que atienden principalmente a vecinos de los barrios de La Milagrosa y La Estrella.
En este sentido, cabe indicar que el director del colegio Diocesano, Enrique Encabo, advirtió que cada curso detectan que varias alumnas -entre cinco o seis- son madres después de haberse ido a vivir, por lo general, con hombres que son mayores que ellas.
Esto les supone, además, «que dejan de disfrutar de la etapa de la vida propia de su edad, para quedarse en casa, además generalmente viviendo con la suegra, mientras el padre, en la mayoría de los casos, sigue haciendo su vida normal».
«Ellas se quedan en casa y sin arreglarse ni salir, para que no les gusten a otros», lamentó.
Por ello, desde este colegio y siempre que han tenido ocasión, como en el último Pleno Infantil, han puesto el acento en las situaciones que detectan «porque vemos que es una problemática de difícil solución pero que necesita de la implicación de todos para tratar de evitar estas situaciones».

 

(Más información en la edición impresa).