El '1,5% Cultural' permitirá renovar el pavimento

A.G
-

El Ayuntamiento de Alcalá del Júcar abrió la licitación de las obras de su Plan de Adecuación de la Red Viaria, al que el Ministerio de Fomento aportará el 70% de un presupuesto de 1,2 millones de euros

Vista parcial del Conjunto Histórico-Artístico de Alcalá del Júcar. - Foto: Rubén Serrallé

El Ayuntamiento de Alcalá del Júcar abrió el procedimiento de contratación de las obras para ejecutar uno de los varios proyectos de regeneración urbanística que ha emprendido en los últimos años. Se trata esta vez de Plan de Adecuación de la Red Viaria del casco histórico, iniciativa para la que obtuvo la financiación del programa 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento, con el que ofrece ayudas para actuaciones de conservación o enriquecimiento del Patrimonio Histórico Español, con cargo a los recursos procedentes de las obras públicas desarrolladas por las entidades del sector público.
La subvención aprobada por Fomento en 2018 fue de 886.988 euros, cantidad que supondrá algo más del 70% del coste previsto para la intervención. El presupuesto base de licitación es de 1.251.571, con los 364.582 restantes aportados por las arcas municipales.
El objetivo final de los trabajos es dotar de uniformidad a los pavimentos de las empinadas calles del Conjunto Histórico-Artístico, solventando además los problemas que han acumulado por el deterioro, como filtraciones de agua o desniveles que complican la accesibilidad del centro urbano, especialmente para personas mayores. 
El proyecto encargado por el Ayuntamiento mereció una alta valoración por parte del Ministerio y persigue fines tanto estéticos como prácticos. En el primer sentido, se ha optado por el granito como material para dotar de un mismo patrón decorativo a buena parte del entramado urbano de uno de los municipios más turísticos de la provincia. Según indica textualmente el pliego de condiciones, se pretende potenciar «la sinuosidad del recorrido, mediante el marcado de la franja central con piezas de mayor tamaño, en calles principales» y remarcar «la intersección de los viales, mediante la diferencia en la trama del pavimento». Quedarán aparte de ese diseño la zona del puente, el castillo y la Plaza de la Iglesia, para las que se propondrán soluciones específicas.
En el plano práctico, el propio proyecto alerta de la incesante perdida de población del casco histórico, con los problemas de movilidad como uno de los factores determinantes de que los vecinos hayan buscado ubicaciones más cómodas. Para revertir esa situación, el Consistorio persigue tanto ayudas para la rehabilitación de inmuebles como mejoras urbanas, entre las que se incluye en este plan. Así, con la sustitución, se prevé solventar las deficiencias acumuladas en las calles, en las que se observan piezas fracturadas, abombamientos, socavones, acumulación de parcheados, humedad por filtraciones en edificios o una superficie muy pulida que propicia deslizamientos y caídas.   

(Más información en edición impresa)