El 54% de viajeros tomó fármacos contra la malaria

Teresa Roldán
-
Personal sanitario prepara las dosis a administrar para vacunar a un viajero. - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez M

El 30% de los usuarios atendidos en 2018 en la Consulta del Viajero visitó países donde era necesario el certificado de vacunación internacional y el pago de tasas

Durante el 2018, el Centro de Vacunación Internacional de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete que funciona en el CAS, dependiente del  Sescam, atendió 1.083 primeras consultas de viajeros y 522 de revisiones sucesivas, una cifra ligeramente superior a los 1.520 consultas recibidas un año antes, en 2017, pero inferior en lo que a primeras consultas se refiere a las 1.163 de  2016.
Un 30% de estos viajeros (325) acudieron a este dispositivo porque iban a emprender un viaje a países en los que era preciso el uso de vacunas que requerían el certificado internacional y el pago de tasas. De ellos, el 64% (505) de las vacunas fueron por fiebre amarilla, seguida de meningitis tetravalente, 10% (54);otro 3,7% de los viajeros  (19) recibió dosis de la vacuna de la encefalitis japonesa, y ya en menor medida se inmunizó frente a la polio y la encefalitis centroeuropea, el 1,18% (seis) y el 0,19% (uno), respectivamente. Conviene recordar que desde junio del 2016 la validez del certificado internacional de la fiebre amarilla ha pasado de precisar la renovación cada 10 años a ser válido de por vida, pues eso ha demostrado la experiencia acumulada y el hecho de que muchos de los viajeros que consultan en el Centro de Vacunación Internacional de Albacete no precisarán ya dosis de recuerdo de la fiebre amarilla.
La coordinadora de la Consulta del Viajero y jefa del servicio de Medicina Preventiva, la doctora Máxima Lizán, aclaró que el pago de las tasas vacunales supone para muchos viajeros, sobre todo, los que realizan viajes para visitar a sus familiares en sus países de origen, una limitación, «por lo que muchos  viajeros rechazan vacunarse y la misma situación se plantea en el acceso a los medicamentos de profilaxis antimalárica», como ocurrió con el caso de malaria importada que se registró el año pasado que afectó a un inmigrante que había acudido a visitar a su familia y que no había tomado el antibiótico profiláctico y a la vuelta precisó ingreso hospitalario.

Siguiendo la tendencia de los últimos años, el 49% de los viajeros que consultó en el Centro de Vacunación Internacional lo hizo por viajes turísticos, seguido de cerca por los viajes por visitas familiares; un 18% por trabajo, mientras que sólo un cuatro por ciento acudió a este dispositivo por viajes de cooperación internacional. En último lugar figuran los viajes de estudio.
 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)