La realidad virtual llega a los niños con 'ojo vago'

Maite Martínez Blanco
-
Fernando Rubio y Rafael Izquierdo muestran su proyecto. - Foto: Dicopt

Unos jóvenes desarrollaron una aplicación para móvil con ejercicios que obligan al cerebro a trabajar la visión binocular y creen que podría complementar el tratamiento del parche

Oftalmólogos del Complejo Hospitalario de Albacete someterán a un ensayo con pacientes de ojo vago la terapia visual con realidad virtual. En concreto, se probará la eficacia de realizar ejercicios dicópticos utilizando la aplicación en realidad virtual para teléfono móvil que han desarrollado dos jóvenes emprendedores de Albacete, bajo la firma Dicopt-Virtual DuckEye, una iniciativa que ha conseguido varios reconocimientos en distintos concursos. El último ha sido su selección en el programa de impulso a emprendedores Lánzate, que pone en marcha la Escuela de Organización Industrial (EOI). 
Hace ya más de tres años que el ingeniero industrial, Rafael Izquierdo, y el informático, Fernando Rubio, se pusieron a dar forma a este proyecto y para ello buscaron el asesoramiento de los oftalmólogos. Apoyándose en distintas publicaciones científicas que demuestran que hay una relación positiva entre la realización de estos ejercicios y el tiempo de recuperación del ojo vago, idearon una serie de juegos para obligar a trabajar a ambos ojos y así entrenar el cerebro. En estos juegos, explicó Izquierdo, lo que se hace es estimular a cada ojo mostrándole elementos diferentes y obligar así al cerebro a integrar ambas visiones. 
Izquierdo explicó que estas terapias visuales, con herramientas más rudimentarias como pueden ser tarjetas que se muestran en papel, son utilizadas ya sobre todo por optometristas. Sin embargo, admitió que los oftalmólogos se muestran aún «reacios» a prescribirlas, «consideran que no hay una base científica consolidada, con resultados rigurosos, que evidencien qué mejora se obtiene si se realizan determinados ejercicios, de ahí que sigan inclinándose por el parche como el tratamiento más común», aclaró.

 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)