Comienza el 'Año Lozano'

A.D
-
José Antonio Lozano en su domicilio, con uno de sus catálogos. - Foto: Arturo Pérez

El centenario del nacimiento del patriarca de las artes de Albacete se celebrará con exposiciones, talleres, conferencias y la edición de publicaciones y catálogos

El pintor albacetense José Antonio Lozano Guerrero fallecía en la ciudad en diciembre de 2014, a los 95 años, rodeado de familiares y amigos. El decano de los pintores de Albacete, uno de los más influyentes artistas de su generación, contribuyó a la formación de muchos artistas plásticos, a través de su Sala Estudio, que creó en 1961 y posteriormente de su Taller de Artes Plásticas, que dirigió desde 1978. Natural de Yeste, Hijo Adoptivo de Albacete, este año se cumple el centenario de su nacimiento.
La Asociación Cultural José Antonio Lozano, con muchos amigos, «la banda», como al propio Lozano le gustaba llamar a sus más cercanos, integrada por Godofredo Giménez, Miguel Cano, Luis Lozano Garay, Santiago Vico, Juan Ángel Fernández, Juan Miguel Abellán, Andrés Gómez-Flores, en colaboración con las instituciones provinciales y locales, ha preparado un extenso calendario de actividades para celebrar el Año Lozano, que se presentará el día 29, en el Teatro Circo, con la exposición Payasos bordes que organiza Cultural Albacete, dentro del Festival Internacional del Circo de Albacete.
Además del completo calendario de exposiciones, talleres o ciclos de conferencias, también el Ayuntamiento de Albacete otorgará el nombre de José Antonio Lozano a una calle de la ciudad y colocará plazas conmemorativas en la calle Carcelén, 10, donde estuvo la Sala Estudio, así como en San Antón, 34, residencia del pintor.
Este grupo de buenos amigos se encargarán de propiciar estas celebraciones. Precisamente, Miguel Cano comentaba que es pertinente este Año Lozano por el centenario de su nacimiento, «pero esto viene de lejos, de aquellas comidas que se hacían y que Andrés Gómez-Flores recogió en el libro Comer, beber, hablar. A la mesa con José Antonio Lozano y, desde luego, todos pensamos que es un personaje de Albacete, patriarca de las artes locales  a quién teníamos que hacerle un reconocimiento de amistad, admiración y justicia».
Recordaba Santiago Vico que está dando los últimos toques a un documental sobre la vida y obra de José Antonio Lozano y «precisamente, hace unos días, me llamaba Luis Lozano para recordarme la exposición de carteles de Feria y estuvimos toda la mañana con las fotografías, porque cada uno de sus amigos hacemos, dentro de nuestro ámbito lo que podemos y sabemos hacer, en concreto, el esquema de ese documental lo ha hecho Andrés Gómez-Flores y yo me encargo de todo el tema de imagen, con entrevistas a varias personas también. La idea es que pueda verse durante la exposición, en noviembre, en el Museo Municipal».
Miguel Cano subrayaba que «en realidad, todos participamos, aunque los pintores, por ejemplo nos ocupemos más del tema de exposiciones y estas cosas, pero no hay grandes áreas diferenciadas». 
unas 20 actividades. Andrés Gómez-Flores concretó que «serán unos 20 actos y se llama Año Lozano porque empezamos este mes y terminamos en diciembre, salvo en julio, que creo que no se ha programado aún ninguno, pero el resto las actividades serán permanentes, porque no queríamos que el homenaje fuese una exposición, sino que el nombre de José Antonio Lozano estuviese presente en la vida cultural ciudadana de Albacete, a lo largo de todo el año».
Luis Lozano Garay, pintor y escultor, hijo de José Antonio, decía que «ha sido fácil porque todo lo tenía bien organizado en el estudio para la selección de obra, pero la exposición que se celebra sobre la Sala Estudio, en el Centro Cultural la Asunción, no sólo tendrá obra de mi padre, ya que colaboran la mayor parte de los artistas que pasaron por ese estudio; luego también mi padre pintaba allí y casi todos los creadores pasaron por la calle Carcelén, número 6, hoy 10».
Recordaba Miguel Cano que ésta muestra de la Asunción, entre las siete u ocho que se celebrarán, «estará dedicada a la Sala Estudio, que fue muy importante, con los artistas a los que nos dio la alternativa, haciendo un símil taurino, y otra gente que se acercó, desde la primera muestra que se hizo, una colectiva, o la segunda, dedicada a Benjamín Palencia, hasta las de Genaro Lahuerta o Pancho Cossío. También en Librería Popular tendremos otra exposición dedicada al pequeño formato».
(Más información en la edición impresa)