La perrera municipal registró cerca de 40 adopciones en 2018

Nuria Alfaro
-
El concejal Juan Luis Escudero (derecha) conversa con el trabajador responsable de la perrera. - Foto: Nuria Alfaro

El Ayuntamiento destacó los frutos de la colaboración con las asociaciones Tula y SOS Perrera, que propician la difusión de las acogidas y la concienciación contra el abandono

El Ayuntamiento de La Roda ha realizado un balance positivo del servicio de la perrera municipal durante el pasado año 2018. En concreto, durante el pasado año 2018, la perrera municipal ha registrado un total de 39 adopciones. Unas cifras que muestran el compromiso de los rodenses con el cuidado de los animales. Desde el Ayuntamiento de La Roda se quiere poner en valor la colaboración en esta tarea de la Asociación Protectora de Animales y Plantas, TULA de La Roda y el colectivo SOS Perrera La Roda. 
El concejal responsable del servicio de la perrera municipal, Juan Luis Escudero, aseguraba que ha sido un buen año para la perrera y para los afortunados animales que han salido de sus instalaciones durante los pasados 12 meses. Escudero quiso agradecer, una vez más, la solidaridad de todos los rodenses que han decidido adoptar a estos animales y hacer que formen parte de sus familias. 
Muchos son los perros que han encontrado un nuevo hogar. «Marco, Vali, Bolita, Guay, Sincero, Copito, Lucas, Yaki, Frexja, Chulín, Benito, Colada, Mora, Segundo, Paloma, son algunos de los nombres de estos animales que a través del programa de acogida han conseguido ser adoptados», aseguraba el edil, quien señaló a su vez que es «una obligación moral» cambiar el modelo de gestión que se venía haciendo años atrás en las perreras y trabajar junto a las asociaciones en la difusión de las adopciones, concienciar y educar en el bienestar animal, abandono y adopción.
Desde la Concejalía se ha trabajado intensamente en el cambio de modelo y el fomento de las adopciones de la mano de la Asociación Tula y SOS Perrera La Roda, ambos grupos conformado por personas voluntarias y constituidos por y para la búsqueda del bienestar animal. Debido a este cambio, durante 2018 han sido 39 los perros que fueron adoptados. Además de otras ventajas, como la reducción de forma rápida y drástica de las estancias en la perrera, con el consiguiente ahorro económico en alimentación y mantenimiento de instalaciones, que permite reinvertirlo en el bienestar animal .

(Más información en edición impresa)