Urgencias atendió 30 intoxicaciones al mes en 2018

T.R
-

El número de pacientes asistidos por borracheras creció durante el pasado año un 12%, con 363 casos

Una enfermera realiza unas pruebas a una joven afectada por una borrachera. - Foto: Rubén Serrallé

Si bien el consumo de alcohol entre la población adulta se ha estabilizado y sólo el 7,4% de la población afirma beber a diario, en base a la última Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (Edades) 2017-2018, elaborada por la Delegación de Gobierno del Plan Nacional de Drogas, sin embargo, ha crecido de manera clara entre los menores el consumo de alcohol, tabaco y cannabis.
Los datos son preocupantes  porque siete de cada 10 adolescentes de entre 14 y 18 años ha bebido en el último mes, el 30% hasta emborracharse, y el consumo compulsivo hasta los 16 años se ha disparado del 14% al 37%. Unas cifras que sitúan al alcohol como la sustancia preferida por los jóvenes, según los datos de esta encuesta.
Datos que confirman la tendencia observada en el servicio de Urgencias en relación al número de jóvenes atendidos durante el 2018 por atracones de alcohol y por tanto con síntomas de intoxicación etílica, porque de la memoria recogida por el jefe de este dispositivo, el doctor Joaquín Payá Berbegal, se desprende que las intoxicaciones etílicas atendidas en este servicio durante el pasado año crecieron un 12% respecto a 2017, llegando a las 363, frente a los 324 del año anterior, lo que representa un incremento de 39 atenciones más, a una media de 30 ingresos en el servicio por esta causa al mes.
Por tramos de edad, el mayor número de intoxicaciones etílicas atendidas en el dispositivo de Urgencias el pasado año se correspondió con el de 20 a 29 años, con 78, cuatro menos que en 2017 que fueron 82;seguido del de 0 a 19 años, con 68, cuatro más que en 2017 que fueron 64;entre 30 y 39 años los pacientes atendidos por embriaguez aguda fueron 51, dos menos que en 2017, con 53;de 40 a 49 años fueron 63 los pacientes atendidos por intoxicaciones etílicas, frente a 59 del año anterior; 62 entre 50 y 59 años, frente a 45 del 2017;de 60 a 69 años fueron atendidos otros 27 casos, 17 hubo el año anterior; y 14 de entre 70 y 99 años, frente a los cuatro el ejercicio 2017.
Por meses, fue diciembre con gran diferencia sobre el resto del año, el que más ingresos en urgencias por borracheras de jóvenes registró el servicio, con 44, frente a los 26 del mismo mes del año anterior. Le siguió  el mes de septiembre con 39 atenciones en el área de Urgencias por consumo abusivo de alcohol, otros 35 jóvenes precisaron asistencia sanitaria por esta causa en julio; 35 en junio;33 en mayo; 30 en marzo;29 en abril, agosto y noviembre;23 en octubre; 22 en febrero y 13 en enero.
La intensa labor de vigilancia que en los últimos años vienen realizando los efectivos de la Policía Local en el casco urbano para coaccionar a los jóvenes a que no consuman alcohol de forma abusiva, sobre todo, si son menores de edad, y que en cumplimiento de la Ordenanza Cívica que rige en la ciudad no lo hagan en la vía pública, podría estar detrás de que el número de denuncias por botellón puestas durante el 2018 haya descendido un 30% respecto a 2017, con un total de 242 sanciones, frente a las 347 con que se cerró el año anterior.
Más información en edición impresa.