scorecardresearch

Javier Perea recogerá el trofeo al Mejor Subalterno

Pedro Belmonte
-

El Club de Abonados Plaza de Toros de Albacete entregará al banderillero un galardón que se instauró en 2019 y que no pudo concederse el año pasado

Javier Perea coloca un buen par de banderillas en una novillada de la Feria de Albacete - Foto: Rubén Serrallé

El próximo sábado, el Club de Abonados Plaza de Toros de Albacete, celebrará su gala de entrega de sus premios taurinos correspondientes a la feria taurina de Albacete 2021, tras un año en suspenso, debido a la pandemia que impidió la celebración en 2020.

Por primera vez se entregará el trofeo al Mejor Subalterno, que se instauró tras la feria de 2019, y que no pudo concederse en 2020, por lo que en su primera edición, ha ido a parar a manos del albacetense Javier Perea, matador de toros, que actualmente figura en las filas de banderilleros, actuando con importantes diestros, por su capacidad lidiadora, conocimiento de la profesión y excelente banderillero.

Javier Perea, ha conversado con La Tribuna de Albacete, mostrándose muy agradecido y satisfecho con el galardón. «Estoy muy contento por varios motivos. No ha sido un año fácil y no he toreado todo lo que me hubiese gustado y llegar a la feria sin haber toreado mucho, una feria tan importante para nosotros, la satisfacción es muy grande al salir las cosas bien».

Dos actuaciones, 13 y 14 de septiembre, con dos ganaderías encastadas y exigentes. «Estoy muy contento porque las dos actuaciones fueron con toreros de Albacete. El día 13 en la novillada de Montealto, una novillada encastada con la que los novilleros estuvieron a la altura, porque además la presentación era de corrida de toros. Me tocó esa tarde lidiar un buen novillo, el de más clase y la verdad es que lo disfruté mucho y el día 14, la de Victorino, que el nombre ya lo dice todo, siendo además una tarde bonita que quedará en el recuerdo de los aficionados y tuve la suerte de encontrarme con ese toro de Victorino, que tuvo mucha clase, pero que por su encaste, hay que hacerle las cosas muy bien».

Buenos aficionados.

Quedará en la historia por ser el primer banderillero que lo consigue. «Es importante el premio por varias razones. La primera por tratarse del Club de Abonados, buenos aficionados, muchos de ellos amigos míos y hay que valorar la opinión de los aficionados, porque a fin de cuentas son los que mantienen la fiesta y además al tratarse del primero que lo consigue, quedará como referencia para el resto, por lo que estoy muy orgulloso y agradecido a todos ellos».

Como casi todos los buenos banderilleros, siempre la lidia antes que los palos. «Conforme ha sido mi trayectoria, porque como en todas las profesiones, decía Pepe Teruel que Dios le da a cada persona, en cualquier ámbito de la vida, unas virtudes, por lo que debemos aprovechar esas virtudes, corregir los errores, pero creo que Dios me dio la facilidad con los trastos y aunque también tengo facilidad con las banderillas, con el capote disfruto mucho y ya lo hacía de matador, y lo siento mucho, me da mucha confianza».

Han sido alrededor de 20 los festejos que ha toreado. «Esta temporada ha sido muy difícil para mí, ya que la comencé el 14 de agosto después de todo el año esperando y entrenando, y me llamaron para ir con el novillero Manuel Perera, que ha quedado líder del escalafón. Me llamaron para una y acabé colocado con él, por lo que he toreado 14 novilladas con Perera y además toreé con Adrián de Torres una corrida de la Copa Chenel, la corrida de Victorino en Albacete con Sergio Serrano, la novillada con Alejandro Peñaranda y con algunos alumnos de la Escuela Taurina de Albacete. Al final han sido una veintena de festejos y conforme pintaba la cosa al principio, estoy contento porque esto ha sido un premio a la ilusión, a seguir trabajando y conseguir una colocación con Manuel Perera que es un torero que ilusiona y que el año que viene tiene mucha proyección».