El marido de Romina declara que intentó quemar el cuerpo

SPC
-
El marido de Romina declara que intentó quemar el cuerpo - Foto: Javier Fuentes

El detenido mantiene que no asesinó a la joven, pero reconoce que mantuvo su cadáver varios días en casa y luego intentó deshacerse de él de diversas formas

Desde la última vez que la familia de Romina Celeste Núñez habló con ella han pasado ya 15 días. Dos semanas envueltas entre incógnitas. No se sabe aún qué ocurrió en esas jornadas ni que pasó con la joven. De momento, el principal sospechoso del posible crimen es su marido, Raúl D.C., que no denunció la desaparición de su esposa hasta ocho días después y quien el pasado lunes declaró ante la Policía que cuando llegó a casa, horas después de haber mantenido una discusión con su mujer porque ella supuestamente le pidió dinero para viajar a Paraguay y traer a su hijo, se encontró a Romina ya fallecida debido, según apuntó, a una sobredosis. Ayer, el detenido amplió su confesión, aunque siguió negando la autoría.
Así, el hombre señaló ante los agentes que al volver a su residencia familiar, encontró el cadáver de la joven paraguaya, se asustó, lo que achacó a que se encontraba bajo los efectos de las drogas, y no lo denunció. Después de mantener el cuerpo en su casa «varios días», el arrestado intentó deshacerse de él de varias formas. Primero intentó quemarlo en el jardín, pero sin conseguirlo. El propósito de calcinarlo dañó el cadáver de Romina, según relató su marido ante los agentes, de forma que cuando intentó moverlo a otro lugar para ocultarlo, se rompió en varios fragmentos. Ante esta situación, el hombre decidió arrojar los trozos en diferentes lugares de la costa de Lanzarote.
En este sentido, la Guardia Civil está rastreando varios puntos de la isla desde el pasado lunes, aunque fuentes de la investigación subrayaron que esa es la versión del detenido, que aún no ha sido corroborada por el hallazgo del cuerpo de la joven. Mientras continúa esa búsqueda, en la que participan embarcaciones del Servicio Marítimo, y un helicóptero y buzos de la Benemérita, los agentes registraron ayer la vivienda de la localidad de Costa Teguise (Lanzarote) donde Romina Celeste residía junto con su pareja. Además, también tienen previsto inspeccionar la oficina de trabajo del detenido y el coche que presuntamente utilizó para desplazarse por la costa para deshacerse del cadáver de su esposa.
En su declaración, además de mantener que no tuvo nada que ver con la muerte de su esposa, el hombre volvió a asegurar que no había acudido antes a las Fuerzas de Seguridad para denunciar la desaparición de Romina porque no era la primera vez que su esposa cortaba todo contacto con él tras una discusión. Fue la familia de la joven  la que instó al marido a acudir a las autoridades, después de que llevara varios días sin contactar con su hijo de cuatro años, que vive en Paraguay con sus abuelos, ni con tías y primos que residen en Madrid.