«El periodismo independiente es incómodo para el régimen»

A.D
-
José Denís Cruz. - Foto: Arturo Pérez

La Casa de Cultura José Saramago acoge, hasta el día 9, la exposición El estallido de abril en Nicaragua: la lucha por la libertad de expresión. La inauguración contó con la presencia del preiodista José Denís Cruz

¿La lucha por la libertad produce el exilio?
Sí, la mayoría de ciudadanos nicaragüenses van a Costa Rica, en primer lugar, hasta hoy se cuentan más de 50.000 ciudadanos;luego en Estados Unidos y España y todos han mostrado su oposición al régimen de Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo. En los últimos meses salieron decenas de periodistas.
¿Por qué es tan peligroso el trabajo del periodista?
El periodismo independiente es incómodo para el régimen de Daniel Ortega, en el punto que ha destruido redacciones, encarcelado periodistas y está ahogando a los medios impresos, porque el Gobierno  no quiere periodismo independiente que los cuestione y denuncie la violación de derechos humanos que han cometido sus fuerzas policiales y paramilitares.
El régimen Ortega-Murillo  ha concentrado los medios televisivos, más de cinco canales y radios; han intentado incluso comprar medios impresos, sin mucho éxito. 
¿Cómo es esta exposición?
Esta muestra forma parte de un proyecto multimedia que presentó la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que fue presidenta de Nicaragua, con el trabajo de varios fotógrafos y nosotros solicitamos  que nos  la cedieran para reproducirlas en España.
En concreto, esta exposición presenta el trabajo de tres fotógrafos que expusieron sus vidas y retrataron la crueldad y la violencia con la que actúa el régimen. Estamos hablando de los meses de crisis de abril, mayo y junio de 2018. Las imágenes demuestran esa crueldad y grave violación de los derechos humanos y se ven las detenciones arbitrarias, el dolor de las madres que estuvieron en los centros de tortura preguntando por sus hijos o esas madres que se ven enterrando a sus hijos. Estudiantes atrincherados en universidades y hay fotos del 40 de mayo, el día de las madres en Nicaragua, con la masacre que se produjo. Los tres fotógrafos estaban ahí, entre disparos y francotiradores del régimen atacando a la ciudadanía indefensa, desarmada que solo exigía libertad, democracia y justicia, un clamor.