La Eurocámara regula el riego con aguas residuales

E.F
-

Las primeras experiencias en Albacete de riego con efluentes tratados de las EDAR se remontan a 1998 y, en la actualidad, hay comunidades de regantes en Hellín y Villamalea que usan este mismo sistema

Un técnico compara muestras de agua antes y después de su tratamiento - Foto: Y.L.

El Parlamento Europeo aprobó esta  semana el primer reglamento comunitario que establece las condiciones mínimas de calidad y salubridad que deberán cumplir las aguas depuradas para su uso en los regadíos. La propuesta, que también deberá presentarse ante el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, salió adelante por una amplia mayoría de 588 votos a favor, 23 en contra y 66 abstenciones.
La provincia de Albacete fue una de las primeras zonas de la región en las que se investigó de forma sistemática el uso de las aguas tratadas en la agricultura. La experiencia más importante tuvo lugar en 1998, cuando un equipo de científicos de la Universidad de Castilla-La Mancha estudió la aptitud agronómica de las aguas residuales depuradas procedentes de la EDAR de la propia capital manchega.
Pese a esta experiencia pionera, el uso práctico de las aguas depuradas en los regadíos aún está en sus inicios en la provincia. Según confirmaba ayer a La Tribuna de Albacete el director provincial de Agricultura, Manuel Miranda, por el momento sólo hay dos experiencias en marcha, una en Cancarix (Hellín) y otra más en Villamalea.

(Más información en la edición impresa)