Perelló: "Enganchamos al baloncesto a una ciudad entera"

C. Guzmán
-
Rubén Perelló dirige a sus jugadores durante un partido. - Foto: José Miguel Esparcia.

El entrenador del Afanion CB Almansa admita que su equipo ya no tiene presión tras haber conseguido su objetivo, aunque precisa: "Una cosa es no tener presión y otra no querer ganar"

La conclusión de la primera fase para el Afanion CB Almansa en Alicante supondrá un aliciente para una ciudad que disfruta del baloncesto. Rubén Perelló es una de las claves, quizá la más importante, de este éxito.


¿Cómo se plantea esta última jornada de la primera fase del torneo?
Estamos contentos porque tenemos los deberes hechos. Los últimos meses han sido complicados por las lesiones que casi nos impiden entrenar  como quisiera. Hemos sacado partidos difíciles y tenemos la salvación asegurada. Es verdad que la victoria en Alicante nos contaría, pero vamos sin presión, a intentar competir buscando algún susto, aunque lo principal será recuperar sensaciones y jugadores para la segunda fase.
¿Tiene muchos lesionados?
Lamine Dieng y Kevin Navarro serán duda, y están tocados Santonja y Harris.
Esta temporada han causado sensación hagan lo que hagan en la segunda fase.
Aunque a la gente le cueste entenderlo, el premio era disfrutar de la LEB Plata este año porque hace dos años estábamos en Primera Nacional. Pretendíamos disfrutar del proyecto y meternos en el grupo de arriba, y a falta de dos jornadas ya estábamos salvados. No tenemos presión porque conocemos nuestras limitaciones y el grupo ha rendido a un nivel muy competitivo.
Resulta paradójico. Los recién ascendidos van a jugar por el título y los que ya estaban en la categoría, por la permanencia.
CB Villarrobledo, Azuqueca y nosotros lo hemos conseguido mientras el JFGLa Roda y el Albacete Basket, que hicieron una temporada buenísima el año pasado, no han tenido esa suerte. Pero es el nivel de la competición y, por una cosa u otra, te descuidas y no es sencillo reengancharse. El Albacete Basket ha acabado con buenas sensaciones esta primera fase pese a no haber sido suficiente para estar en el grupo de arriba, mientras el JFG La Roda ha tenido muchos problemas durante todo el año que le han condicionado bastante.
¿Qué opina de la marcha de Alejandro González?
Lo siento mucho porque tenía buena amistad con él y me parece un grandísimo entrenador. No ha sido sencillo gestionar esas circunstancias, las lesiones, los finales ajustados perdidos, y eso merma, pero si ha tomado esa decisión estoy seguro de que lo ha hecho pensando en el club. La cuerda se rompe siempre por el mismo costado, pero él no tiene la culpa porque es honrado y un entrenador contrastado que da nivel a la competición y cuyos números le avalan.
¿Cuál es el secreto de este Afanion CB Almansa?
Somos un club humilde, sabemos de dónde venimos y a dónde nos dirigimos. Esto se debe al trabajo diario de los jugadores y la directiva, la ilusión nos ha movido a todos y hemos enganchado a una ciudad entera donde el baloncesto es ahora mismo el deporte rey que se respira por todos los rincones. Hemos sido ambiciosos pero con metas cortas para asentar el proyecto. Nos van muy bien las cosas, pero hay que reconocer que no es normal conseguir dos ascensos consecutivos y que te clasifiques para un tercero. Vamos a aprovechar el sueño y esta inercia.
¿Cómo prevé esa segunda fase? El CB Villarrobledo acumula más victorias, pero todo parece muy igualado.
El sistema de competición es bastante injusto porque el HLA Alicante es el equipo más potente y claro dominador junto al Real Murcia y no va a entrar como primero. En el otro grupo hay muchos equipos con pasado en LEB Oro como Navarra, Marín... Creo que habrá mucha pelea entre los que quieran subir y habrá otros como nosotros que intentaremos ser competitivos para saber hasta dónde podemos llegar.
Parece que carecer de presión puede favorecerles.
Una cosa es no tener presión y otra no querer ganar. El objetivo se ha cumplido pero ahora queremos disfrutar del camino pese a que la plantilla es muy cortita. Intentaremos dar algún susto y, sobre todo, que la gente se siga enganchando al baloncesto en Almansa.
¿Qué experiencia extrae de este tiempo como entrenador del CB Almansa?
Salí del deporte profesional tanto en la ACB como en la Liga LEB Oro porque necesitaba un descanso y quería disfrutar del baloncesto desde otro prisma. En Almansa vi un sitio diferente donde poder trabajar y crecer, pero no pensaba que podíamos llegar tan rápidamente a este objetivo. Estoy tremendamente satisfecho no solo por los resultados deportivos sino también porque la dimensión social que ha adquirido este proyecto es increíble. Además, hemos pasado de tener 80 niños en la cantera a 250.