Juanito y su museo del fútbol en Albacete

Juan Carrizo
-
Juanito muestra recortes de periódico de finales de los 50 y principios de los 60 donde se hablan de sus destacadas actuaciones con el Albacete antes de fichar por el Real Madrid.. - Foto: José Miguel Esparcia

El mítico exjugador y exgerente del Alba lo guarda todo. Juan Ignacio Rodríguez acumula fotos y recortes desde los años 50 hasta nuestros días

Hay personas que forman parte de la historia y si hablamos del Albacete Balompié, nadie duda que el mejor representante de sus casi 80 años de vida es Juan Ignacio Rodríguez Juanito. Y lo es por muchas razones, la principal porque de los 50 años que dedicó al fútbol, son 40 los que estuvo, de una manera u otra, en su querido Alba.
Se jubiló hace ya 10 años, pero nunca se desligó del Albacete y más ahora, que ya con 75 años, se mantiene al pie del cañón tras haber sido nombrado embajador del club por los actuales dueños de la entidad, junto con otro emblema del club, Antonio López Alfaro, el máximo goleador de toda su historia.
Con 12 años ya era recogepelotas. Su calidad como jugador en el Albacete le hizo fichar por el Real Madrid en los años 60, donde no pudo jugar mucho porque, entonces, no había cambios y coincidió con míticos como Zozo, Pachín, Puskas o Gento. Tras pasar por varios clubes, con destacada actuación en el Deportivo de La Coruña, regresó a su Alba para vivir uno de los mayores éxitos del club, ser campeón de la Copa de España de Aficionados en 1975.
VIvió algunos años de banquillo, pero su labor fue más destacada como secretario técnico del club, después como gerente y terminó como director de la Ciudad Deportiva. En todos esos cargos sólo había una cosa en su cabeza, hacer mejor al Albacete. Cuando Rafael Candel llegó a la presidencia del club en 1988, para ser protagonista de la mayor gesta en la historia de la entidad, siempre cuenta la misma anécdota: «En el club  sólo había una máquina de escribir y Juanito».
Todos esos 50 años de historia en el mundo del fútbol los tiene guardados Juanito en un auténtico museo del fútbol. Tiene una habitación donde lo almacena todo, desde todas y cada una de las licencias y carnés que tuvo en todos los equipos en los que militó, ya fuera de jugador, entrenador o directivo, hasta cientos de recortes de periódicos que, desde los años 50 hasta nuestros días, realizaban algún tipo de comentario sobre él.

 

(Más información en la edición impresa)