Rato denuncia que fue «víctima de un complot» del Gobierno

SPC
-

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, continuó ayer exculpándose de la salida a Bolsa de Bankia y aseguró que en todo momento seguía los cauces marcados por el Banco de España. «Se nos habían dado unas concreciones muy claras de lo que teníamos que hacer». 
En esta línea, Rato eludió toda responsabilidad en la situación que desembocó en la quiebra y rescate de la entidad financiera. Por el contrario, culpó al Ejecutivo de Mariano Rajoy por aplicar unas exigencias «meramente políticas fuera de la normativa marcada» por el Banco de España y en connivencia con sus competidores»: el BBVA, La Caixa y el Banco Santander a los que acusó de  ser los que «se beneficiaron de la mayor parte de los depósitos» que huyeron de la firma madrileña».
El exbanquero sostuvo que en abril de 2012, el entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, le citó a estas reuniones con estas entidades «competidoras», quienes reclamaron unas provisiones para Bankia cercanas a los 15.000 millones de euros. Rató recordó, además, que el anterior presidente de BBVA, Francisco González, le pidió que dimitiera al considerar que «no era buena idea» que un miembro del Gobierno del PP mantuviera el papel de presidente de un banco que debía ser rescatado.