El PP protesta por conciertos con privadas y no con públicas

L.G.E. / EFE
-
Lorenzo Robisco, diputado del PP. - Foto: David Pérez

El diputado Lorenzo Robisco protesta por la orden del Gobierno regional que permite conciertos con clínicas privadas en regiones limítrofes y se queja de que luego no quieren hacer un convenio con los hospitales públicos de Madrid

El presidente del PP de Castilla-La Mancha y candidato a la Presidencia de la Junta, Paco Núñez, aseveró este lunes que el Gobierno regional actual está ultimando el fin del convenio sanitario con la vecina Comunidad de Madrid.
Lo hizo leyendo la orden publicada hoy en el Diario Oficial modificando la orden de excepcionalidad existente con centros sanitarios para la atención en la red de Castilla-La Mancha y de Madrid. Según Núñez, «la Junta no aplica el convenio y, ahora, esta excepcionalidad existente que permitía la atención de derivar pacientes para su atención a Madrid la anulan al modificarla por decreto», señaló.
En este sentido, el presidente ‘popular’ añadió que «la Administración no puede ser una merma para el administrado» y que «las fronteras administrativas no pueden limitar tampoco sus derechos», como que «alguien de Ontígola, en Toledo, tenga que ir a un hospital a 300 kilómetros cuando está a tres kilómetros el hospital de Aranjuez».
«¿Por qué no al Ramón y Cajal?». Por la misma línea fue la valoración que hizo el diputado del PP Lorenzo Robisco en las Cortes. «¿Por qué nos tienen que mandar a una clínica privada de esta comunidad y por qué no al Ramón y Cajal?», preguntó.
Robisco recordó que en la anterior legislatura el Gobierno regional llegó a un acuerdo para un convenio sanitario con la Comunidad de Madrid, de modo que los pacientes de las zonas limítrofes pudieran ir a sus hospitales públicos. Se queja de que, con la llegada de Page, ese convenio no se haya aplicado y que ahora, a punto de terminar la legislatura apruebe esta orden que sí permite conciertos con clínicas privadas madrileñas.  «Los convenios son con hospitales públicos y esto se lo carga», señaló refiriéndose a la orden publicada en el Diario Oficial.
El diputado del PPrecalca que esta orden va contra la Sanidad pública de Madrid y que a la vez «se carga a la Sanidad privada de Castilla-La Mancha». Además sospecha que algo hay detrás. «Esto pone de manifiesto que están tratando de hacer negocio con las listas de espera», apostilló. «Cuando nos ha engañado el Viernes de Dolores con las listas de espera, nos enmascara el Lunes Santo un negocio privado», recalcó.
En concreto, apuntó que las listas de espera han crecido en esta legislatura. Añadió que lo han hecho en 4.610 pacientes que esperan una operación, respecto a 2015, aunque la cifra sube a 8.854 entre los que esperan los tramos más largos, por encima de los 180 días. También se queja de que ha subido en 3.102 pacientes la lista de espera de consultas externas.
Con las Cortes disueltas. Además del fondo de la orden, a Robisco también le preocupa la forma. Critica que se haya publicado en Lunes Santo, aunque recuerda que fue en agosto cuando pactó de «tapadillo» con Podemos para que entraran en el Gobierno. Tampoco le gusta que justo se haya publicado cuando va a terminar la legislatura y en un momento en el que las Cortes están disueltas. Cree que está funcionando «a golpe de decreto», como Sánchez. «Esta trampa de García Page, jamás la habíamos pensado».
Para Robisco, esta maniobra supone un «castigo cruel e inmisericorde a los pacientes castellano-manchegos». Promete que si el PP consigue el Gobierno regional tras las próximas elecciones, el primer día se pondrá manos a la obra para «arreglar este desaguisado».